lunes, 8 de julio de 2013

Sobre escribir en un blog


Escribir en un blog... Está bien como ejercicio literario. Hay gente por ahí que no sabe ni siquiera escribir una carta. Es porque nunca han escrito en un blog. Es curioso el mismo nombre de "blog". No sé dónde leí que el significado primitivo de esta palabra en inglés viene a coincidir con lo que nosotros llamamos "cuaderno de bitácora". Ese cuaderno estaba en la sala de mandos de los barcos, junto a la bitácora, claro - que no sé lo que es - y en él, en el cuaderno, se apuntaban las incidencias del día: que si soplaron buenos o malos vientos, dirección y rumbo, que si hubo tormentas o se rompió el palo de mesana... La idea es bonita. Es algo equivalente a un diario, pero no precisamente íntimo. Es algo que responde más bien a aquello de "¿cómo te ha ido el día?", o "¿cómo va eso?", una pregunta que tiene equivalente en todos los idiomas y que suele ser lo primero que aprendemos: "wie geht's dir?", "comment ça va?"... De paso hay que advertir que un diario no es un dietario. Cuando queremos saber algo sobre algún personaje lo que más apreciamos como material de primera clase, claro está, son las cartas y los diarios. Pero a falta de diarios, buenos son los dietarios, que te dicen en qué anduvo ocupado, dónde estuvo, con quién comió, etc. Pues el blog es algo parecido. En el futuro cuando nos manden hacer una necrología sobre algún personaje famoso lo primero que preguntaremos será: ¿tenía algún blog? Los blogs son más o menos públicos y están al alcance de cualquiera. Yo todos los días me pregunto al alcance de quiénes estarán nuestras contribuciones en Facebook y nuestros mensajes de correo electrónico. Antes de la era informática una carta era generalmente algo secreto que solo leía aquel a quien iba dirigida y se consideraba de muy mal gusto e incluso moralmente reprobable leer cartas ajenas - derecho a la intimidad -, pero ahora hay que palparse la ropa, porque eso que escribes está almacenado en algún servidor por ahi - véte tú a saber - y no debe ser nada difícil acceder a ello. Además según los expertos eso queda ahí "para siempre". El gran problema de nuestro tiempo es la información. Los grandes portales - Google, por ejemplo - pueden elaborar en cualquier momento un "perfil" de tí sin más que examinar por dónde andas - y te diré quién eres -. Es decir, qué andas buscando, qué aficiones manifiestas, qué videos ves, qué dices en las redes, qué fotografías exhibes... A mí no me importa demasiado, porque me controlo más o menos, pero ¡vete tú a saber!
Bueno, pues eso.
La foto se podría titular "paisaje castellano en Julio".

3 comentarios:

  1. Hola, Mario.
    Escribir en un blog es un ejercicio (como cada vez que lo hacemos en un cuaderno) de poner en orden nuestros pensamientos. A mí me tiene enganchada desde hace más de dos años y, de momento, no lo voy a abandonar.
    Mañana, no lo sé.

    Feliz verano y disfruta del fresquito del norte que aquí, en el centro, estamos asfixiaos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Cuando empecé con mi blog hace 5 añitos apenas, lo hice como catarsis, me ayudó, pues venía de un problema de salud. Le agradezco cómo crecí al escribir y la cantidad de amigos virtuales que están en lo mismo. Gracias por tu publicación y por hacerme reflexionar ante los valores. Cariños.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Towanda y Norma, es verdad que escribir estimula el pensamiento. A mí me pasa algo de eso; cuando me pongo a escribir no sé ni de qué voy a hablar, pero luego se encadenan los pensamientos y no acabas...ç
    Gracias por vuestro comentarios. ;=)

    ResponderEliminar