lunes, 29 de julio de 2013

Sobre el embrujo de la música


Pensando en la música, su poder para animar reuniones, crear ambiente, celebrar fiestas de todo tipo. Se canta a la patria, a la amada, a la naturaleza, a Dios. A veces se entra en batalla entonando himnos, se recoge la cosecha cantando y se siembra también cantando. Le canta la madre a su niño en la cuna y canta el padre en el taller o mientras dirige su cabalgadura. La música es todo un acontecimiento en la historia humana. No sé si habrá habido eṕocas  o pueblos en los que no haya estado de una forma u otra presente. Nos consta que cantaban los egipcios y construían instrumentos, así como los griegos y los judíos. Cantaban los árabes y los cristianos de la edad media. Cantaban los "bárbaros del norte" cuando se enfrentaban a los romanos...
Uno de los espectáculos que a mí más me emociona es ver una multitud cantando juntos acompañados o no por una orquesta o una banda. Es uno de los "grandes espectáculos" que se pueden contemplar. Me llega al alma. Este tipo de reuniones es bastante corriente en el mundo centroeuropeo. Yo tuve la suerte de presenciar una de esas fiestas en Düsseldorf: dos orquestinas se turnaban en el escenario, mientras la gente cantaba y bebía cerveza, balanceándose en sus asientos con los brazos sobre los hombros de sus vecinos. En You Tube se pueden ver esas fiestas, muy bonitas. Pero hay otro fenómeno parecido a éste que es el fenómeno "André Rieu" y sus conciertos por todo el mundo. Es lo mismo de los folklóricos "Musikanten", pero más en fino. Mientras lo oía el otro día estaba yo pensando hasta qué punto nuestra civilización occidental, europea-cristiana, tiene unas señas de identificación. Son todas esas canciones e himnos que todos hemos oído y nos han emocionado: canciones populares, de ópera, de películas o festivales de teatro,... lo mismo italianas que francesas, que alemanas... Hasta alguna española. Todo un tesoro, que nos une innegablemente, en una cultura, que podemos llamar gustosamente "nuestra".
No desanimarse por el comienzo del vídeo. Es mejor no saltárselo. Ese mono es increíble. No sé si será real, porque parece casi humano. Un poquito después "empieza el espectáculo".

5 comentarios:

  1. Increíble Andreu, increíble. Buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mario.

    Vaya video tan estupendo. Como otras tantas veces, me lo guardo.

    Feliz verano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Norma.- Me alegro que te haya gustado el vídeo. De André Rieu hya muchos y todos son buenos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Towanda.- El verano para mí se ha acabado prácticamente. Me refiero a mis vacaciones "oficiales". Pero espero prolongarlas "a mi manera". Que pases también feliz verano.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar