miércoles, 24 de octubre de 2012

Nuestras propias razones


En la vida vamos "descubriendo" cosas, que probablemente ya sabíamos desde nuestro nacimiento, pero que quizás nunca hemos decidido dar por sentadas del todo. Hace unos días tuve yo una de esas "iluminaciones". Se refería al por qué de hacer ciertas cosas, a las que no estamos obligados, es decir, al motivo por el cual las hacemos o dejamos de hacerlas. Generalmente se piensa que para hacer las cosas tiene que haber alguna utilidad, recompensa, premio, aplauso, aprobación... Cuando se piensa así dependemos de algo que puede fallar o faltar por completo, en cuyo caso dejaremos de hacer lo que estábamos haciendo o lo que habíamos iniciado, quizás hasta con ilusión. Surge el terrorífico "para qué" que tantas veces hemos oído o nos hemos dicho a nosotros mismos, o aquello otro de "¿a quién le interesa eso?". Recuerdo una película en la que se le hacía esa pregunta al protagonista, que pretendía investigar no sé qué oscura historia. Y él respondió: "A mí, a mí me interesa". Es motivo más que suficiente. En la película esa razón estaba bien justificada, puesto que se trataba de algo relacionado con su propio padre, pero yo quiero verlo en un sentido más amplio: No hace falta que le interese a nadie, basta con que me interese a mí. Creo que es bueno tener "nuestras propias razones" y hacer las cosas por sí mismas, no por la utilidad que me puedan reportar o la aprobación que pueda yo obtener.
Solamente las personas que han creído en sí mismas y han pasado por encima de desprecios, burlas y decepciones han realizado algo en la vida. Aquellos que no tocan el piano para ser aplaudidos, sino porque les encanta hacerlo, aquellos que no escriben para ganar dinero, sino porque no pueden dejar de hacerlo, aquellos que pintan porque les llena la vida, aquellos que investigan porque les intrigan los fenómenos de la naturaleza o les admira el orden de lo creado...Y aquellos que suben montañas simplemente "porque están ahí". Esos son los auténticos, los genuinos. Y a esos les importan poco otras razones y no van a dejarse vencer tan fácilmente. Perseverarán, llegarán.
Y si no, tampoco importa mucho. Se lo han pasado bien y han hecho lo que querían. Me ha venido a la cabeza aquel libro, Juan Salvador Gaviota, y una frase que decía en alguna parte que no soy capaz de encontrar, pero que iba en este mismo sentido que estoy tratando de explicar.
Como decía el poeta: "¿Todo para los demás?/ Mancebo, llena tu jarro,/ que otros te lo beberán".
La de la foto es Valentina Lisitsa, una mujer pianista que creo que ha demostrado suficientemente lo que vale la perseverancia. Es una captura de pantalla tomada de uno de sus conciertos.

6 comentarios:

  1. Acabas de encontrar la razón por la que yo cuento lo que cuento... Porque a mí, principalmente, me interesa; pìerdo mi tiempo libre con mi cuaderno, donde escribo lo que se me va ocurriendo, y eso ¿por qué?, porque me lo paso bien, me entretengo y me gusta.
    Creo en la constancia y en estar conforme con un@ mism@ y yo estoy en ese punto.

    Bueno, también ando siempre metida en proyectos. El mes pasado estuve como "profe" en unas jornadas sobre discapacidad, intentando sensibilizar y ahora ando en otro lío similar, aparte de ese que te conté sobre el Patrimonio Cultural. Mi problema es el tiempo, que no tengo.

    Un abrazo muy grande. No he podido ver el video que pones acerca de la entrega de Premios. Muchas felicidades a los galardonados que seguro se merecen.

    Besos, precioso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Towanda. ¿No has podido ver el video por falta de tiempo o por que no te ha funcionado? Yo todavía tengo que "estudiar" a los premiados. Especialmente me interesó el tema de los anticuerpos y la filosofía de Martha Nussbaum.
    Lo del cuaderno que llevas contigo me parece realmente interesante. En esos cuadernos nos encontramos al cabo de loa años con verdaderos tesoros. Muchos escritores y pensadores surgieron de esa manera.
    Saludos y a seguir.

    ResponderEliminar
  3. Te diré que en eso del escribir soy tan antigua como las vacas; lo hago siempre en mi cuaderno.

    El vídeo no lo he visto por cuestión de tiempo, aunque algo he leído y visto en la tele.

    Un abrazo enorme.








    ResponderEliminar
  4. Hola Mario, me gusta mucho lo que dices y pienso lo mismo que tu. Creo que lo más importante para cada uno es lo que verdaderamente le toca, da igual lo que opinen los demás, tienes que seguir tu intuición y tu vocación. Lo importante es lo que piensas tú de ti mismo.
    un beso gordo

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Su, por tu comentario. Por cierto, tu blog no se mueve nada últimamente. Supongo que andarás muy ocupada. No olvides tu huerta y tu pintura.

    ResponderEliminar
  6. pues si, estoy vaga con el blog... pero lo tengo en mente, tengo una planta de tomate que te va a encantar! besos

    ResponderEliminar