viernes, 3 de agosto de 2012

De viaje por el sur de la Península I


Unas fotos para recordar mi viaje a tierras del sur, especialmente Mérida y Sevilla, además del Campo de Gibraltar - creo que se llama así -, aunque la zona por la que yo me moví corresponde más bien a Sotogrande y Guadiaro o Torre Guadiaro, que no me acabo de aclarar con ese tema. La verdad es que se trata de la primera vez que me asomo a esas tierras y para mí ha sido como un descubrimiento, que es lo bueno de ver algo por primera vez. Para un asturiano siempre resulta chocante, porque no se parece nada a lo que vemos por aquí. Pues hablando de Mérida, ciertamente me ha sorprendido. El lugar es extraordinario: vega del Guadiana, amplia y bien irrigada, temperaturas suaves la mayor parte del año, horizontes lejanos... Me gustó el nombre: Mérida en latín se decía Emérita, Augusta Emerita. El nombre hace alusión a los soldados o militares "eméritos", es decir, retirados, a los que se les premiaba con tierras para que pudieran vivir tranquilos sus últimos años. Es decir, se trataba de una jubilación dorada y hasta probablemente anticipada.

El desarrollo que esta ciudad tuvo en los primeros siglos de nuestra era fue extraordinario: teatro, anfiteatro, circo, acueducto, puente (increíble puente, con cerca de 800 metros de largo)...nos lo testifican. Mérida fue capital de la Lusitania, una de las cinco provincias romanas de Hispania. El conjunto arqueológico de la ciudad, que está siendo todavía descubierto y que es muy rico, ha sido declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. En su teatro, por las noches, con una temperatura divina y con la luna llena - a nosotros nos tocó - se representan todos los veranos obras clásicas. Es el Festival de Mérida. No sé cómo irá ese festival. Me temo que por hacerlo más "popular" acaben cayendo en la chocarrería y la vulgaridad, pero no debiera ser así. La obra que vimos nosotros, La Odisea, contada por Rafael Alvarez, "El Brujo", tenía un poco de todo. Sin quitarle méritos al recitador o declamador, que los tiene y grandes, me sospecho que se salía bastante del guión. Ciertamente nos entretuvo durante dos horas y nos hizo reir, pero para enterarnos y gustar los poemas de Homero tendremos que volver a casa a consultar los "originales".
Bueno, no acabaría de hablar de "Emerita Augusta", aunque solo estuve dos días. Para otro día Sevilla y el Campo de Gibraltar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario