miércoles, 13 de junio de 2012

Los Lagos de Saliencia (Somiedo)


Aunque estas fotos las estoy subiendo a Facebook, quiero que participéis también vosotros un poco de esta maravilla que son los lagos de Saliencia, en el área de Somiedo. Hoy hice una excursión por allí. Fué un día perfecto. Ese colorido vivo, amarillo y morado es del árgoma y del brezo. El lago que se ve en primer término es el de la Cueva. Detrás de mí, subiendo unas colinas están el de Cerveriz y de la Calabazosa. Este último, especialmente, me ha cautivado. Y existen unas majadas en toda el área, limpias, rodeadas de grandes montañas. Ya os iré poniendo fotos. Creo que el llamado Parque de Somiedo o no es bien conocido o no es suficientemente apreciado.

Este es el lago de la Calabazosa, al pie de los Picos Albos. Da una gran sensación de paz. Está un poco escondido y relumbra bajo el sol como un espejo. Es profundo como el de la Cueva.

Esta vaca está dedicada especialmente a Towanda, a quien le encantan las vacas. Como todas las vacas asturianas lleva rimmel en los ojos, según dice Ana María. Da la impresión de que está un poco flaca, pero debe ser por el mucho ejercicio que les supone andar arriba y abajo por ese paisaje. De otra manera no me lo explico porque la yerba está buenísima. Vamos, lo supongo, porque yo no la he probado. Detrás de la vaca en el valle que se adivina hay un valle precioso que se llama "Valle del Lago", y al lago situado al fondo, que es el mayor de los lagos de Somiedo, lo llaman el Lago del Valle.. O sea que no parecen muy originales y uno se hace un cierto lío entre el pueblo, el valle y el lago.
 Y este es el lago de Cerveriz, próximo al de la Calabazosa. Los Picos que se ven ahí son los Albos y se pueden subir según me lo explicó uno, siguiendo los caminos de las cabras, que en estos entornos son los animales más inteligentes. Yo por el momento preferí seguir los caminos de las vacas que son los más pacíficos.


5 comentarios:

  1. Daría lo indecible por contemplar al natural estos paisajes.
    Invitan a la serenida y al sosiego.
    Las vacas han elegido bien el entorno natural adecuado.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me parece precioso! Lo apunto!

    ResponderEliminar
  3. Unas fotografías estupendas que me están animando (junto con los monumentos del Naranco) a visitar Asturias.
    Oye, muchas gracias por lo de la vaca, es la primera vez que me dedican algo tan... no sé cómo definirlo... tan... tan... especial.
    jajajajaja, eres la monda.

    Muchas gracias por el recuerdo que me brindas en tu entrada; aunque me esperaba un ramo de rosas o alguna canción, jajajaja, NUNCA UNA VACA.

    Gracias, Mario.

    PD: Ahora estoy con la Cámara Santa de la Catedral, aunque si me tuviera que quedar con algún sitio en especial, sería con Santa Cristina de Lena, ¡impresionante!

    ResponderEliminar
  4. Respondiendo a mis tres comentaristas: Pili, bienvenida. Creo que es la primera vez que te asomas por aquí. No sé dónde vivirás, pero Asturias seguramente no te quedará muy lejos. Y darse un paseo por aquí siempre serena el alma.
    Su, tienes que venir con tu bicicleta por estos lugares. Todo lo que anduve yo el otro día lo andan los ciclistas, porque nos encontramos a algunos.
    Towanda, estoy seguro de que te ha gustado la vaca. Si quieres te dedico también los brezos de la montaña, los moraditos, que son una cosa admirable. Lo que no tengo claro es si estuviste ya en Asturias etudiando el prerrománico o estás todavía en venir por aquí. Del prerrománico aquí sabemos un montón. Y estoy de acuerdo: Santa Cristina es una pasada.

    ResponderEliminar
  5. La vaca es monísima, no lo dudo.
    Aún no he ido a Asturias.
    Estoy visitando páginas del Ministerio de Cultura y enlaces a los monumentos para elaborar un estudio. También estoy hablando con personas de infoturismo... Me va a quedar un trabajo muy chulo porque yo me estoy centrando en algo que no está hecho aún, y es en la accesibilidad para las personas con discapacidad. ¡Gran tarea!

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar