sábado, 17 de marzo de 2012

El Diálogo de la Lengua de Juan de Valdés


Este libro, El Diálogo de la Lengua, es un verdadero tesoro para conocer cómo se hablaba en el siglo XVI y cómo ha evolucionado el idioma. Me pareció delicioso lo que he leído de él. Lo podemos consultar en cervantesvirtual, un verdadero descubrimiento al menos para mí. Para leer el libro escogido pulsar en el botoncito HTML. En este parrafito habla de esa especie de muletillas que todos usamos en la conversación. Él las llama bordones. Lo de entendéisme me hace especialmente gracia porque lo decimos actualmente todavía en Asturias. Lo de aqueste debe quedar todavía en los argentinos con el este... Lo de tomé y vínime quizás equivale al actual coge y vámonos. Actualmente empleamos mucho lo de ¿sabes?, sobre todo en Madrid. En fin, mucho podríamos comentar sobre los bordones.
MARCIO.- ¿Qué llamáis bordones?
VALDES.- A essas palabrillas y otras tales que algunos toman a que arrimarse quando, estando hablando, no les viene a la memoria el vocablo tan presto como sería menester. Y assí unos ay que se arriman a ¿entendéisme? y os lo dizen muchas vezes, sin aver cosa que importe entenderla o que sea menester mucha atención para alcançarla; por donde conocéis que no os preguntan si los entendéis por dubda que tengan dello, sino porque, mientras os preguntan aquello les venga a la memoria lo otro. Otros ay que por la mesma razón se arriman a no sé si m'entendéis, aunque conozcan claramente que son entendidos. Otros dizen: ¿estáis conmigo?, que vale tanto como ¿entendéisme? Otros se sirven de pues, y otros de tal, y repitenlos tantas vezes que os vienen en fastidio grandíssimo. Muchos se sirven de aqueste, y se sirven más dél que de caballo de muchas sillas. Otros se aprovechan de assí, y tras cada palabra os dan con él en los ojos. Otros se sirven de tomé y de tomamos, diciendo tomé y víneme, y tomamos y vinimos, y si les preguntáis qué es lo que tomaron, no os podrán dezir con verdad sino que aquel vocablo no sirve sino para un malo y feo arrimo. Otros semejantes a estos creo que ay de que yo no me acuerdo. Si más queréis, por buen dinero.
La foto es de esta misma mañana en mi querido Angliru. Nos cogió la niebla, como se puede ver, y hasta la lluvia. Normal. De todos modos, cada vez que subo al Angliru me siento extraordiariamente mejor. Debe haber por allí alguna especie de "fuente de energía positiva", que dicen algunos.
Otras dos fotos con menos niebla al comienzo de la subida. Los caballos son como los de los indios. Al fondo las dos rocas llamadas "Pan de muelas".

6 comentarios:

  1. Muy interesante esto de los bordones ¿sabes?, jajajaja.
    ¿Solo se utiliza el "sabes" en Madrid?
    Eso me lo tienes que contar más y mejor. Soy de Madrid y a la única que he escuchado decirlo es a Belén Esteban...
    Espera, que me dice mi hija que todo el mundo dice ¿sabes?, y yo sin enterarme.
    Un beso y en cuanto a la foto, que es preciosa, a mí me da miedo.
    Ya sabes lo urbanita que soy.

    Otro beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Towanda, pues creo que sí, que el "¿sabes?" es muy madrileño, aunque ahora lo estamos "deprendiendo" también los provincianos. Muy madrleño es también eso de ¡oye, macho!, por lo menos se decía hace años, cuando yo andaba por ahí. Por aquí seguimos con lo de "tío" y ahora a las chicas se le empieza a oir también lo de "tía", que a mí ya me suena peor.
    Ya sé que eres muy urbanita, pero yo te recomiendo los paseos por el campo. Son la mejor medicina contra todos los males. Yo lo noto. Una de esas excursiones equivale a un par de días de balneario. Solo que salen mucho más baratas. A seguir bien :)

    ResponderEliminar
  3. La niebla, aunque potencialmente peligrosa cuando se va de excursion, siempre es fascinante. La magia del vapor de agua que convierte el paisaje en puro misterio... Buena parte de mis fotos favoritas son paisajes entre nieblas.

    ResponderEliminar
  4. Yo también lo creo así, Johnny. Las fotos que a mí me han gustado más son, por supuesto, en blanco y negro, con efectos de niebla, contraluces, reflejos y resoles. En un arte tan variado como el de la fotografía no se necesita tener grandes medios, sino más bien ideas. Yo solo soy un humilde aficionado.
    Bueno, me alegro de verte otra vez por aquí.

    ResponderEliminar
  5. ¿Tú eres Mirlo al que le gusta recorrer el Amazonas, verdad? es que Towanda me recomienda tu blog y aquí vine a verlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida, María. Pues ya lo has visto. No sé qué impresión te habrá producido. Como ves hay de todo, pues no hay tema fijo. En cuanto lo de recorrer el Amazonas no es cosa que haga todos los días. Solo me he asomado, porque aquello es inmenso. Lo que cuento aquí la mitad es realidad y la otra mitad ficción. Bueno, sule ser casi siempre así. Gracias por tu comentario. Pasaré por tu blo a devolverte la visita. :)

    ResponderEliminar