lunes, 13 de febrero de 2012

Acordes invertidos


Vamos a seguir con aquella serie de la música y los acordes. Me gusta eso de escribir por series. Así vamos "coleccionando" algún grupo de conocimientos ligados entre sí. Habíamos quedado en los acordes posibles dentro de una determinada escala y tono: Las tríadas y los acordes de séptima; es lo último que contamos, si no recuerdo mal. Nos había quedado pendiente el tema de los acordes "invertidos". Es decir, qué pasa cuando yo las tres notas de un acorde no las coloco en su orden "natural", con la fundamental en el bajo, sino que las coloco de cualquier manera. Pues no pasa nada, sigue siendo el mismo acorde, solo que invertido. Es curioso que hasta Rameau, el gran musicólogo francés del siglo XVIII, no se había reconocido la identidad de esos acordes invertidos. Hasta entonces más que de acordes se hablaba de intervalos y la armonía se manejaba a base del bajo y sus intervalos superiores. Notaciones del tipo III⁶ o I⁵ no se identificaban con lo que hoy llamamos Do mayor, por ejemplo. Fue Rameau el primero que puso un poco de orden en todo aquello y al que debemos fundamentalmente la idea que hoy nos hacemos de la armonización de una melodía.
Pues bien, dado un acorde tríada, como por ejemplo, do-mi-sol, está claro que caben dos inversiones: una primera inversión, mi-sol-do (o mi-do-sol), que es llamado el acorde de sexta, porque la fundamental está una sexta por encima del bajo, o también porque abreviadamente se escribía III³⁻⁶ y como la tercera se suponía, más abreviadamente III⁶. Y una segunda inversión: Sol-do.mi (o sol-mi do), acorde llamado de cuarta y sexta, por ejemplo, V⁴⁻⁶. Es decir, el número romano indica el grado en la escala concreta en que estemos tocando, y los exponentes los intervalos. El acorde directo sería: I³⁻⁵, que, como la tercera se supone, se abrevia I⁵, o incluso nada, simplemente I.
En el piano se puede hacer un buen ejercicio sobre cualquier tono pulsando:
- bajo, tercera y quinta,
- bajo, tercera y sexta,
- bajo, cuarta y sexta.
Obtenemos así tres acordes: Uno directo en el que la fundamental está en el bajo; una primera inversión, en el que la fundamental está en la sexta; y una segunda inversión, en el que la fundamental está en la cuarta. Así, sin mover el pulgar del do natural, obtendriamos el acorde de Do mayor: Do, mi, sol; luego el de La menor: Do, mi, la; y por último, el de Fa mayor: Do, fa, la. Con otras palabras, en Do Mayor: La tónica, el menor relativo, y la subdominante. Y así en todos los tonos. Si ahora nos movemos a la tecla re: re, fa, la, o re menor, relativo de fa mayor; re, fa, si, de quinta disminuída, con la fundamental en la sexta; re, sol, si, acorde de sol mayor, dominante del tono, en segunda inversión. Solo nos falta para completar los siete acordes, el mi, sol, si, o mi menor. A partir de aquí se repite cualquiera de los siete, en forma directa o invertida. O sea que para los que somos perezosos y no nos gusta migrar demasiado teclado arriba o abajo, tenemos todos los acordes que necesitamos sin salir de la octava. En total, son 21, aunque, claro, para hacerlos todos tenemos que migrar un poco de la octava.
Los que andamos con la guitarra nunca nos planteamos en qué se diferencian un acorde directo o invertido. De hecho no se enseñan los acordes con tales diferencias. La "postura" para el Do mayor, por ejemplo, es la misma en todo caso. Pero podemos pensar que si pulsamos la sexta cuerda estamos en realidad haciendo una primera inversión (mi) y si pulsamos la quinta como bajo lo estamos haciendo en forma directa, y si metemos un sol en la sexta cuerda estamos obteniendo la segunda inversión. Yo pienso que la guitarra es un instrumento de gran calidad de sonido y muy expresiva, pero como instrumento armónico es limitado y enrevesado. El teclado es mucho más claro y completo.
Bueno, por hoy basta de rollos. Se supone que para el que sabe algo de esto le sobrarán estas explicaciones. Y para el que no sabe nada de esto probablemente tampoco le sirvan de nada.
La ilustración es un cuadro de Chagall, como todo el mundo sabe. Muy adecuado para estos días. Para saturarse de sus imágenes pulsar en imagenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada