martes, 10 de enero de 2012

Películas antiguas y emigrantes modernos


Hablando de todo un poco. He descubierto un canal de cine clásico, de aquellas películas de hace años, que eran todas buenas. La dirección es cineclasico. He visto una de Spencer Tracy y Katharine Hepburn, "Su otra esposa", muy agradable, y dos de James Stewart, una de ellas con la historia de Glenn Miller ('Pot o'gold' y 'Música y lágrimas'). Estas dos musicales. Pues es una oportunidad. Estas películas no es fácil encontrarlas por ahí. Estas dos de J. Stewart con muy buena música, la gran música americana de los años treinta y cuarenta. A propósito de ello me enteré un poco de la vida de Glenn Miller y de su misteriosa muerte, un pequeño avión que se esfuma en una noche sobre el canal de la Mancha a finales de 1944, en plena guerra. También pudo ser un asesinato o un error bélico. Al parecer no hay nada claro. Fue una pena que un hombre como Glenn Miller desapareciera. Y hablando de música he conocido el que puede ser el mayor coro de voces masculinas del mundo, un coro galés: Were you there?. Por lo demás bien, con mucho frío, algo no muy conocido por aquí. Los meteorólogos no se cansan de decirnos que "buen tiempo", porque no llueve, pero ¡vaya con el buen tiempo!, con temperaturas cercanas a 0º.
¿Qué más cosas podemos compartir? Pues estoy leyendo una novela actual: "Cometas en el cielo", escrita por Khaled Hosseini. Es interesante por tratarse de un emigrado afgano en los Estados Unidos. Nos hace ver cómo la gente que nosotros consideramos ajena a nuestra cultura, además en este caso, de religión y cultura islámica, también son "seres humanos", prácticamente iguales a nosotros, y seres humanos cálidos y entrañables, con gran riqueza de sentimientos, gente que puede incluso llegar a ser cercana. Y que tienen derecho, evidentemente, no solo a vivir, sino a conservar sus tradiciones. En una ocasión viajaba yo en el metro en Madrid frente a una madre y su niño. Debían ser turcos o marroquíes. Lo digo por el pañuelito que llevaba ella en la cabeza. Me parecieron tan "normales" que yo me estaba preguntando en qué me distinguía yo y mi gente de ellos. Además me caían bien. ¡Qué tesoros de humanidad y bondad no habrá en toda esa gente, que prácticamente desconocemos!

8 comentarios:

  1. No sabía que en un posts pudiese entrar tanta cantidad de opiniones y sentimientos… ¡Te felicito!

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa, bueno, así es en la conversación; decimos cosas que nos han llamado la atención, citamos películas, libros, hablamos del tiempo y despotricamos contra el alcalde...
    Que pases felices días por esas benditas tierras.

    ResponderEliminar
  3. Comparto el punto de vista sobre los extranjeros: he trabajado con personas de Vietnam, Colombia, EEUU, Alemania, Dinamarca, China, entre otros paises... blancos, negros o amarillos y no hay mayor diferencia, aunque tengan o no tengan religión. El único pero lo tengo contra algunos musulmanes: he visto en Reino Unido algunos musulmanes bastante radicales que no permiten que sus mujeres adquieran una educación y las tratan como si fuesen sus criadas. A algunas no les permiten ni aprender inglés. Muchas de ellas acaban con problemas de depresión cuando llegan a los cuarenta (lo sé por una chica que trabaja como médico de cabecera cerca de la ciudad donde yo vivo). Nunca entenderé ese tipo de tratos. Por suerte no todos los musulmanes son así, pero los que hacen eso no me parecen buenas personas.

    Otra cosa: aquí va una pieza coral que posiblemente te guste; lo siento, no es un coro tan grande :-) . El autor es John Rutter (http://en.wikipedia.org/wiki/John_Rutter).

    http://www.youtube.com/watch?v=PaMkj4_H8WM

    ResponderEliminar
  4. Sí, Johnny, estoy seguro de que la inmensa mayoría de la gente es buena gente, vengan de donde vengan. A veces lo que "pervierte" el corazón son precisamente las ideas o las pretensiones. También el odio y la venganza hacen su tarea.
    En cuanto a las mujeres me parece que no están tan lejanos los días en que en nuestra querida España teníamos ideas parecidas a las de tus musulmanes radicales. Olvidamos demasiado rápidamente. Por ejemplo, nos asombran las fechas en que las mujeres obtuvieron el derecho a votar en países tan democráticos como Francia o la misma Inglaterra. Pero si fue el otro día...
    A propósito, esta mañana leí en La Nueva España que a Nacho Carballo, de Gijón, lo hicieron director del Certamen Internacinal de Cine de Gijón. Fue alumno del Codema y conoció en el colegio a los hijos de Cascos. ¿Lo conociste?

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la ternura de tus palabras. Van más allá de y nos dan una idea de lo "buena gente" que eres. Vas pasando de un tema a otro con un estilo impresionante.
    ¡¡¡Felicidades por ser fantástico!!!
    También pienso en muhcas de las cosas que dices, por ejemplo, en qué nos diferenciamos unos seres humanos de otros... La respuesta; la única respuesta es en el lugar donde tuvimos la suerte o desgracia de haber nacido; en lo demás somos idénticos.

    Un besazo, amigo Mario, que eres más bonito que un sol.

    ResponderEliminar
  6. Hola Mirlo, en efecto, lo que dices de las mujeres y el voto es absolutamente cierto. Y hay cosas que no ocurrieron hace tantas décadas y que hoy nos resultarían bien difíciles de creer: por ejemplo, el hecho de que teniendo una cuenta corriente compartida, la mujer tuviese que mostrar la firma del marido para poder sacar dinero del banco. O cosas que hoy en día suceden como que por el simple hecho de ser mujer a una trabajadora le paguen menos sueldo o incluso le echen del trabajo por algo tan biológicamente natural como un embarazo. Conozco una persona que trabaja en Oviedo en un centro de investigación. Sus jefes, por comportamientos machistas y ridículos, le están haciendo la vida imposible por el simple hecho de haber tenido un hijo. No me entra en la cabeza que para algunas personas emplear la lógica sea tan complicado. Simplemente basta responder a una pregunta simple: me gustaría que a mí me hiciesen lo mismo que yo hago o voy a hacer?

    Respondiendo a tu pregunta, no conozco a Nacho Carballo. Tampoco a los hijos de Cascos. Sabía que Cascos había estudiado en el Codema, pero desconocía que sus hijos hubiesen pasado también por allí...

    ResponderEliminar
  7. Vamos respondiendo por partes. En primer lugar a Towanda. Te agradezco mucho tus palabras. Creo que no le faltaba razón a aquel que decía que los seres humanos somos como el vino, que mejora con el tiempo. Me parece que yo de joven era bastante más duro e insensible que ahora. Pero con el tiempo vas aprendiendo aquello de "no os estiméis en más de lo que conviene" o algo así. Si la encuentro te pondré aquí una canción que oí en You Tube. Hasta me hizo llorar un poco. :)
    Respondiendo a Johnny. La pregunta que te hice era una simple curiosidad. Sospechaba que tú habías sido alumno de ese colegio y en ese caso colocarte en una determinada generación. Una especie de sondeo... :)

    ResponderEliminar
  8. Ja,ja... mira que me imaginé que era una especie de "sondeo", porque era consciente de que nunca había dicho que hubiese ido a dicho colegio. No problem... :-)

    ResponderEliminar