martes, 13 de diciembre de 2011

Un peu d'histoire


Algo habrá que escribir para no defraudar a mis lectores y lectoras. La vida sigue igual, como diría Julio Iglesias. Llegó el derby Madrid-Barcelona y pasó. Yo siempre dije que ganaría el Barcelona y los hechos me dieron la razón. No hay nada que hacer con ese equipo. Es el mejor equipo del mundo. Tienen ese modo de jugar "geométrico", están compenetrados, da hasta la impresión de que tienen las jugadas ensayadas, algo así como hacen los trapecistas o los del patinaje artístico... Messi disfruta con el fútbol, se le nota. Es increíble el pulguita.
Y por lo demás qué podemos contar... Como no sea sobre mis lecturas ... Ahora estoy con el siglo XIX. Yo soy perfectamente desordenado en todo, también en mis lecturas. Ese tomacho de historia dedicado todo él al siglo XIX lo abro cada noche al azar, donde caiga. Algunas cosas ya las he leído tres o cuatro veces, otras resultan completamente nuevas. Parece que me va esa forma de leer. Se van haciendo como huellas en la memoria, se van rellenando huecos y afirmando algunos nombres y fechas, algo así como hitos en ese devenir continuado de los acontecimientos. Se suele decir que en el siglo XIX están las claves de todo lo que vino después, en el siglo XX, que consideramos con razón nuestra edad contemporánea. Y debe ser verdad. Hay muchas cosas interesantísimas que yo prácticamente desconocía, como los detalles de la emancipación americana, en el norte y en el sur, el nacimiento de los Estados Unidos, la guerra de Secesión, el origen del socialismo, las guerras napoleónicas, la larga historia tan llena de incidentes de los reyes y gobiernos en Francia y España, las guerras carlistas, el desarrollo de la industria y de la técnica, la aparición de la burguesía y el proletariado, el origen de los inventos, etc. En fin, que disfruto como un enano. Lo malo es que al día siguiente hay que levantarse, si no me estaría hasta las tres de la mañana. Recomiendo mucho la lectura de la historia. De pequeños nos contaban cuentos para dormir. De viejos leemos historia. Es bastante parecido, pero con ello no quiero decir que lo que leemos sean mentiras. No, al contrario; te explica muchas cosas que están sucediendo ahora mismo o que han ocurrido en fechas recientes. Y la vida es inabarcable. Ahí te das cuenta de que por mucho que leas y estudies, la realidad es siempre mucho más compleja y variada. Un tomo entero de seiscientas páginas dedicado solo al siglo XIX, que en seguida te das cuenta de que no puede ser más que un apretado resumen de todo lo que en solo ese siglo sucedió en el mundo.

10 comentarios:

  1. También debería hacer como tú y leer historia, porque ando más perdida que "una chiva en un garage", como dicen en las tierras de mis padres.
    Esa forma tuya de leer, por la página que caiga, la desconocía. ¿Tú crees que eso está bien?. ¿No sería mejor seguir el guión de los autores del libro?... Ya te digo que soy "negada" para la historia y debería proponerme en serio este handicap.

    En cuanto al fútbol, pues qué quieres que te diga. Se para el país por un partido y no me parece lógico. "Pan y circo" y ya está.

    Bueno, Mario, que me alegro de entrar a saludarte.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Towanda. Eres rápida como el Ave. Apenas acababa de escribir mi post y ya tenía tu comentario. Se ve que te he cogido en buena hora. Pues esa forma de leer no la encuentro tan disparatada. Me guío un poco por el interés del momento. Es lo que hacemos cuando leemos el periódico. El libro es como un gran periódico que no terminamos de leer en un mes. Porque está también escrito por capítulos independientes. No es como una novela que la tienes que empezar por el principio. No creas que soy muy aficionado al fútbol. Pero algunas jugadas sí que me gustan. A mí lo que más me gusta del fútbol son los resúmenes en los que ves todos los goles seguidos. Son como la esencia del espectáculo. Gracias por tu comentario. También me alegro de tener tan asidua lectora. :)

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes cómo elegí el posible autor para el examen de Selectividad?... Abriendo el libro por una página al azar. Salió en la parte izquierda un texto de Ortega y Gasset y ese fue el que me preparé la noche de antes.
    ¡¡¡¡Y salió!!!!.
    Te voy a ir haciendo caso, en pequeñas porciones, porque puede que tengas razón.

    Besos, que he de retirarme a mis aposentos. Mañana amanece antes de las siete.

    ResponderEliminar
  4. Que suerte que disfrutas como un enano!! yo acabo de terminar 2666 de Roberto Bolaño, un libro impresionante, ya lo había leído antes y esta vez me ha gustado más si cabe. La historia me cuesta pero adoro a mis amigos que la leen y luego me la cuentan como si fuera un cuento, entonces si que disfruto!. como cuando oyes recitar a un poeta, si es bueno me "entra" más que si lo leo yo sola. El sonido me concentra la mente, creo. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Se me ha olvidado ponerte el blog que le he hecho a JL para su expo, como se que te gusta un poco te dejo el link para que lo mires:
    http://joseluisgaztelumendi.blogspot.com/
    Otro beso

    ResponderEliminar
  6. Towanda, no me hagas mucho caso. Tú sigue tus propias inclinaciones. Cada uno tiene su estilo y sus truquillos. No sabía que en Madrid amaneciera antes que aquí. Aquí andamos a oscuras hasta las nueve de la mañana.

    ResponderEliminar
  7. Su, te hice caso con la novela aquella de A sangre fría, de Truman Capote, y no me arrepentí. Por eso te voy a hacer caso también con la de Roberto Bolaño.
    He mirado el blog de JL. Son como cuadros, ¿no? O sea, las varillas de madera están como pegadas sobre un tablero y las distintas áreas pintadas. ¿O son estructuras en el espacio? No lo tengo muy claro. Son originales. No se suelen ver cosas así. A ver si inicia un nuevo género.

    ResponderEliminar
  8. No soy futbolero, de modo que poco tengo que opinar al respecto...lo cierto es que los deportes me aburren bastante. He de decir, no obstante, que lo encontraría más divertido si en vez de un balón en el campo hubiese doce, para ver cómo se las arreglaban...

    En lo que se refiere a los libros que se pueden leer comenzando en cualquier página al azar, sí tengo algunos. Generalmente son libros de citas, aforismos o temas diversos. Lo cierto es que para determinados momentos están muy bien. Hay uno que se llama "1001 cosas que todo el mundo debería saber sobre ciencia" (James S. Trefil), de los 90. Puedes abrir el libro en cualquier página y en pocas líneas siempre hay algo que aprender (o repasar). Hoy algunos datos están un poco desfasados... la ciencia avanza. Otro que tengo siempre a mano es "La medición del Universo" (Isaac Asimov), que en diferentes capítulos va incrementando o disminuyendo la escala de distancias, áreas, volúmenes, masa, temperatura, presión o tiempo, en escalones (en saltos de potencias de 10) y explica fenómenos, procesos o curiosidades empleando esa escala. Por cierto, acabo de ver que el libro se puede descargar en PDF en: http://goo.gl/gmfW6 , así que aprovechad... cada día se puede leer un poco en pantalla. Es un libro que también se puede abrir en cualquier página y siempre encuentras algo curioso.

    ResponderEliminar
  9. No van pegadas sobre nada, son estructuras sueltas que hace con avellanos y otras ramas que previamente ata y deja secar para que cojan la forma, luego rellena algunos huecos con telas y pinta encima, es bastante especial, y si, no hay nadie que haga algo parecido, bueno, yo no conozco... besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Johnny, desde luego, esos libros de citas o curiosidades están hechos para ser leídos así. Pero aun otros como los que son capítulos o temas más o menos independientes se pueden leer así. Saludos

    ResponderEliminar