martes, 6 de diciembre de 2011

Brainstorming


Hablando de todo un poco: Desde luego, no he visto una fiesta más aburrida que esta de la Constitución. Están las calles desiertas en Oviedo. No se ve un alma. Y el día oscuro y encapotado, como es habitual en esta ciudad. Esta es la típica fiesta de puente. La fiesta que consiste en marcharse de casa a ver a los abuelos o a saludar la casa del pueblo y a los cuatro vecinos que quedan todavía por allí. Un puente de no sé cuántos ojos, porque si te empeñas puedes coger toda la semana. Así no sé si vamos a salir de la crisis. Dijo no sé quién que el ciudadano mientras no produce consume. Debe ser una gran verdad esa, "macroeconómica", porque, desde luego, afecta a todas las áreas de la economía. O sea, que mientras no estoy trabajando, y trabajando productivamente, consumo; es decir, estoy comiendo o bebiendo, por ejemplo, viajando - consumiendo gasolina - ,comprando, asistiendo a espectáculos artísticos o deportivos - pagando religiosamente la entrada -. Lo que no tengo muy claro es si cuando estoy durmiendo estoy también consumiendo. Por lo menos, estoy gastando sábanas, que luego tienen que ser lavadas - de vez en cuando -, y colchón, que hay que renovar cada diez o doce años, pero hay que tener en cuenta que en todo caso estoy "habitando", lo cual contituye para la mayor parte de los mortales el pico mensual de todos sus gastos. Esos cientos o miles de euros que tenemos que pagar - religiosamente - al posadero, o esa herencia que hemos sepultado, hasta el último céntimo, en el pisito. Ya lo decía Marx, que en eso estuvo bastante agudo, aunque hay que reconocer que no se mostró muy metafísico ni muy religioso. Dijo Marx: El hombre es un ser que come, viste - y calza - y habita. Tremenda definición. Claro, él hablaba "a nivel de base". Vamos, lo que se puede llamar la infraestructura, porque a los otros temas él los llamaba la superestructura. No, si ya los antiguos decían aquello de "primum vivere, deinde philosophare". Hay muchos temas sobre esto de la macroeconomía, que yo no tengo claros. Nos dice D. Mariano Rajoy que no podemos gastar por encima de nuestras posibilidades y que ahí radica el quid de la cuestión. O sea, que la economía solo se puede levantar ajustándose los cinturones, y ajustándose al presupuesto, el cual a su vez se debe ajustar "herméticamente", como me decía uno, a los ingresos. En principio, parece buena idea. Según esa idea solo pueden seguir viviendo los propietarios de pisos, que los tienen alquilados, y los de la rama de la alimentación, y si acaso un poquito el gremio de los sastres y de los zapateros, porque esas, según Marx, son las tres cosas que no le pueden faltar al ciudadano libre. Y qué pasa con los que tienen una tiendina de cualquier cosa, o los que venden entretenimiento, arte, sabiduría... Pues, no lo tienen muy claro. En España, de todos modos, tienen la vida asegurada los de los bares y restaurantes, que no sean muy de lujo, y toda la rama del balompié. Eso no nos va a faltar nunca. Antes vendemos los colchones que perdernos el partido, sea del Barça o del Madrid, del Valencia o del Bilbao. Hay otro aspecto, que debe ser la 'madre del cordero', me sospecho, y que es la Seguridad Social. Ahí sí que nos topamos de veras con la "macroeconomía". Al final va a resultar que todos estamos chupando de la pensión del abuelo - ¡y que no nos falte! - y viviendo a costa del Estado, el cual a su vez sangra todo lo que puede a empresarios y trabajadores, a todos por igual.
Bueno, todo esto se me vino a la cabeza al responder a la invitación de Towanda de aplicar las matemáticas al problema de la crisis. Me parece que en este caso tendré que decir como Einstein, "me hacen falta más matemáticas", porque este problema debe ser tan intrincado como el de la estructura del universo.

7 comentarios:

  1. Querido Mirlo, no están los tiempos para comer ostras, y yo soy de las que están en contra de estos fiestones acuedúcticos... aunque me gusten las fiestas, como a la que más.
    Una gran tesis la que expones y con verdades como puños. ¡Qué pena que hagan falta más matemáticas!. Me da miedo pensar en como estarán en realidad las arcas del tesoro del país...
    Me da asco que el Duque de PalmArena, se haya llenado los bolsillos de dinero público. Me da pena que desahucien a ancianas que no pueden hacer frente a los gastos contraídos por terceros...
    Mirlo, ¿qué vamos a hacer?.
    Yo lo veo un poco gris, aunque para algunos sea suficiente con "pan y circo".

    A ver como se desarrolla el 2012...

    Un abrazo, majete.

    ResponderEliminar
  2. Hola Towanda.- La situación debe ser complicada, aunque de esto solo pueden juzgar los técnicos. Pero son problemas más bien monetarios propios de nuestro tipo de economía. Gracias a Dios no hay escasez ni desabastecimiento, como ha sucedido en otros países no muy lejos del nuestro. Esto sucede siempre que se vive por encima de las posibilidades reales. Mis abuelos nunca gastaban un duro que no tuvieran en la caja, Lo malo es vivir hipotecados. Digo yo, porque tampoco soy muy experto en estos temas. Un saludo y gracias por tu amplio comentario.

    ResponderEliminar
  3. Personalmente creo que el mayor problema al que se enfrenta España no solamente es económico, sino que el país necesita un cambio de mentalidad: no esperar a que papá estado te lo ofrezca todo sin mas. Comenzar a crear más empresas, vender bien nuestros productos en el extranjero y ser competitivos de verdad. Un ejemplo: a muchos británicos les gusta viajar a España y les gusta la comida española, pero en sus supermercados apenas veo productos españoles y si veo muchos productos de otros lugares de la UE, a veces de calidad inferior que los españoles. A veces se ven cinco marcas diferentes de aceite de oliva italiano y apenas una de aceite de oliva español. Solamente es un ejemplo, pero creo que muestra hasta qué punto España se infravalora a sí misma, esperando que las cosas se resuelvan "por arte de magia". Creo que tenemos potencial que no aprovechamos en muchos casos porque no queremos (otro ejemplo: cómo es posible que entre las 100 mejores universidades de la Tierra no haya ninguna española?). No se trata de tener más, sino de emplear mejor. En muchos casos, esto es un problema de corrupción , simple y llanamente (en España la corrupción no solamente es propia de la clase política, sino que se produce diariamente a muchos otros niveles). Bueno, es mi opinión, sin intención de polemizar. Sobre lo que mencionas de las fiestas, yo haría un cambio en el calendario para que las fiestas se celebrasen los lunes o los viernes. Los británicos también lo hacen así: los llaman "bank holidays" y siempre caen los lunes o los viernes, nunca en mitad de la semana... lo cual favorece bastante al turismo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Johnny.- Me parecen muy acertadas tus palabras. Creo que estamos mal acostumbrados y esperamos demasiado que los poderes públicos nos saquen las castañas del fuego. No sé, no conozco el mundo empresarial, pero no sé si no estará también un poco ahogado con tantas reglamentaciones y trabas o impuestos, que no le permiten despegar. Lo que me dices de las universidades también llama la atención. España es uno de los países con más universidades, creo que 75, pero, al parecer, ninguna tiene la categoría suficiente para entrar en ese club. Y lo de la corrupción es lo que más daño nos hace. Sobre todo mental. La gente se considera traicionada. El otro día recibí un vídeo sobre esta misma problemática en Méjico. Debe ser un país bastante parecido al nuestro. Bueno, saludos, y que no pases mucho frío por esas latitudes.

    ResponderEliminar
  5. Hola querido amigo...te agradezcola visita y a la vez la mejoria de mi ojo que tuve que operar por un derrame de tensión...ya va mejor pero aun no le fuerzo me cuesta no escribo para el blog pongo de lo que tengo en carpeta ya publicado otra vez.
    no leo tu post perdona.
    Con cariño un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  6. Sí, desde luego es un problema complejo. Y lo mejor para solucionarlo no creo que sean los puentes, digo yo. Pero en este país no nos saltamos uno.
    Por cierto, ¿como está Oviedo? Dices que triste y nublado. De ahí era mi padre, recientemente fallecido, y ahí teníamos una preciosa casona que tuvimos que vender. De modo que ya no tengo lugar donde quedarme...
    pero siempre seguiré teniendo mis recuerdos de Asturias.
    Un placer visitarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Josef.- Oviedo normalmente está encapotado. Algunos días luce un sol más o menos festivo. O sea que eres medio ovetense. Lo celebro. Yo nací aquí, aunque mis padres procedían de Avilés y de la zona de Ujo. En las raices todos somos de pueblo, mientras no se demuestre lo contrario. Gracias por haberte asomado por aquí.

    ResponderEliminar