jueves, 27 de octubre de 2011

El otoño y las castañas.


Ya que me voy a ausentar una semana voy a escribir algo aquí, aunque solo sea para informar a mis correponsales de que no estoy out del todo. El día 1 es mi cumpleaños. Así que ya lo sabéis. Espero que me felicitéis. Y el día 2 el de la reina. Espero encontrar a mi vuelta el buzón lleno de tarjetas, regalos,...
Por aquí ya empieza el verdadero tiempo de otoño: lluvias, un poco de frío, días cortos y tristones. Es el dulce otoño, que solemos decir. No sé si de dulce tiene mucho, pero sí, tiene su encanto: el color de las hojas, esa cierta melancolía dorada... No sé quien me decía que le gustaba el aire del otoño, que tiene como un olor especial y es claro y frío y húmedo... Pues debe ser verdad, pero lo del olor yo no lo había percibido nunca. En Asturias este es el tiempo de las castañas y se hace una fiesta que llaman el magüestu. Al parecer, esta fiesta se celebra en otros muchos lugares de la parte nor-occidental de la península ibérica. Las castañas, nos dicen, constituyeron la base de la alimentación de la población desde el tiempo del paleolítico hasta el siglo XVI en el que fueron sustituidas por el maiz y la patata. Así que no te digo nada. Es, evidentemente, algo ancestral. Por eso nos deben de gustar tanto. Lo que pasa es que en Asturias se acompañan con sidrina, o mejor, sidra dulce, recién prensada de la manzana, algo también muy ancestral. Yo de todas formas, allá en mi lejana infancia recuerdo haberlas comido muchas veces no asadas sino cocidas y con leche. Y creo que saben mejor todavía. ¿De dónde viene la palabra magüestu o magosto o amagüestu? Yo siempre había creído que significaba algo así como recoger o cosechar, pero según dicen, viene del latín y tiene que ver con asar, de magnus ustus, gran fuego. Son estas fiestas campesinas tan sabrosas. De todas formas hablando de fiestas campesinas, las que recuerdo como más felices de mi vida, de mi infancia, tiene que ver no con las castañas, sino con el maíz. Eran las que aquí llamamos esfollazas o esfollones. Esta fiesta se hacía por distintas casas del pueblo para desgranar el maíz; y se hacía por octubre, creo yo. Se juntaba todo el pueblo en una casa, se desgranaban las panochas, se pasaba sidra o leche, quizás bollos preñaos, es decir, pan con chorizo, se cantaba, se gastaban bromas y terminado el trabajo se bailaba y se jugaba a las prendas. Y todo esto de noche, porque el esfollón no comenzaba nunca antes de las 8 de la noche. ¡Oh qué tiempos! ¡Qué inocencia y qué alegría aquella! Y esto duraba varios días, porque se iba de casa en casa. Bueno, voy a dejalu,  no sea que se me salten las lágrimas. Recordando todo esto, sí, pienso que el otoño es una estación hermosa.

10 comentarios:

  1. Vivo desde hace casi un lustro en Reino Unido. Dado que el paisaje es verde, el clima y las temperaturas son similares (aunque un poco mas frias) y estoy a gusto aqui, no hay realmente muchas cosas que eche de menos de Asturias. Pero las castañas nunca se me olvidan. Aunque las puedo comprar, me gustaba recogerlas en el monte. Mis amigos siempre me decian que yo era un "desvalijador de castaños" porque en un par de fines de semana y me llevaba kilos y kilos en mochilas (grandes) de ellas. Ademas, tengo la suerte de que puedo comer perfectamente 50 castañas de una sentada sin que me hagan daño alguno. Yo tambien las he tomado hervidas con leche, pero lo cierto es que las prefiero asadas. Siempre pienso en la impresionante capacidad de la naturaleza: el hecho de que un ser como un arbol pueda dar kilos y kilos de fruta (castañas o cualquier otra) que sepa tan deliciosa y que alimente tanto es fantástico.

    Feliz cumpleaños!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las castañas asadas, aunque no las he probado con leche... Bueno, esto lo puedes arreglar tú, jajaja.

    Muchísimas felicidades en el día de tu cumple y, en esta semana que te tomas de descanso, disfruta con la sidrina, los amigos, la familia y con el paisaje que debe ofrecer tu tierra en otoño.

    Nunca he estado en Asturias (mea culpa), al igual que nunca he hecho senderismo, ni he visto a vacas en carne mortal... ¡¡¡Cuánto me queda por hacer aún!!!.

    .../... Es un muchacho exceleeeente y siempre lo será.../...
    ...Y que cumplas muchos más.

    Besos y tirones de orejas.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mario! por si se me olvida te felicito ya! Zorionak!!! como se dice por aquí. Si me acuerdo el día 1 te re-felicito :-)
    A mi me encantan las castañas, el otro día recolectamos unas cuantas en el monte y las comimos cocidas para cenar, estaban muy ricas. Nosotros las acompañamos con ensalada y vino tinto pero con sidra estarían también ricas. También me gustan las que se asan en la calle en esos puesto ambulantes, cuando hace frío las guardas en la mano y te calientan.. Lo que pasa es que engordan un poco... bastante... Beso

    ResponderEliminar
  5. Cuidadin, el otoño es bonito pero también trae depresiones… Así que no te pongas tristón por las añoranzas, ¿no será que tienes muy cerquita el cumple? Je, je.
    Ahora en serio ¡Feliz cumpleaños! Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos, todavía me pescáis por aquí, así que voy a contestar a vuestros comentarios.
    Johnny.- Que disfrutes de las castañas aunque sean inglesas. Te ayudarán a recordar la tierrina.
    Towanda.- Las castañas cocidas tengo idea de que se pelan y se echan en agua sin más. Yo ahora no te sé decir si se pelan o no. Luego se hierven. Entonces se pelan muy fácilmente y saben muy ricas. Que te lo explique Marisa que lo debe de saber bien. O, si no, Su, que las ha comido el otro día.
    Su.- También a mí me gustaban mucho aquellas castañas que se compraban en la calle y con las que te calentabas las manos. Ahora ya no se ven castañeras.
    Marisa.- Pues sí, eso de las depresiones no es ninguna broma. ¿Por qué pasará el tiempo? A veces no sabes si recordar es bueno o malo. Y lo de cumplir años...debiera estar prohibido.
    Bueno, muchas gracias a todos por vuestras felicitaciones. Sois muy buena gente. ;)

    ResponderEliminar
  7. Hola!! las castañas cocidas no se pelan, se les quita un poco de cáscara, como una lasca, no se como explicarlo, un pedacito pequeño y se pueden cocer con anís también... pero no soy una experta. Los recuerdos que tienes de pequeños son muy bonitos, a mi no me parecen depresivos sino preciosos. Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Estoy leyendo en internet que se pelan... menudo trabajo, nosotros no las pelamos...

    ResponderEliminar
  9. Pase a visitar tu blog y fue todo un honor,, probe las castañas de muchas formas pero como mas me gustan son asadas, en Jaen que es donde vivo aun hay castañeras en las calles y no veas como estan de calentitas. un saludo y feliz semana

    ResponderEliminar
  10. Hola Su.- Todavía por aquí. Pues tengo cierta idea de que se pelan muy fácilmente ya cocidas... Así que no se pelan. Ya seguiremos discutiendo a la vuelta. :)
    Miguel.- Gracias por visitar mi blog. En Jaén tengo yo algún amigo de mis años de estudio en Madrid. Buena gente. Y bonita ciudad. Sí, lo de las castañeras es una honorable institución en España. Un saludo-

    ResponderEliminar