domingo, 18 de septiembre de 2011

Sobre el cuerpo y el deporte


Digo yo que uno de los conocimientos más útiles a los seres humanos tendría que ser el de su propio cuerpo. Es raro que sepamos tanto de nuestro planeta, del universo, de la materia, e incluso de animales y plantas, y no conozcamos apenas nuestro propio cuerpo. Me refiero a nivel popular. Mucha gente no sabe siquiera dónde tiene el hígado o cual es la función del bazo, en qué consiste la circulación de la sangre, o cuáles son las principales vías y centros nerviosos. En parte eso es bueno. Dicen que es señal de buena salud. Mientras no te preocupes de tu cuerpo, eso quiere decir que todo va bien; no te enteras de tu digestión, no te duele nada, ni temes quedarte sin aliento. Digo que esa despreocupación es sana. Pero quizás nos convendría, insisto, ser un poco más conscientes de toda esa maravilla de complicada anatomía y admirable funcionamiento de nuestro cuerpo. A lo mejor eso nos llevaría a cuidarlo mejor y disfrutar de una 'salud perfecta', que es sin duda uno de los mayores bienes que podemos disfrutar en nuestra vida. A mí ahora me horrorizan las "agresiones" que se cometen contra nuestro pobre y sufrido cuerpo, al que tanto tenemos que agradecer por otra parte. Me refiero a comilonas, borracheras, fumadera, pastillajes y cosas por el estilo. Se merece ser mejor tratado. O también a ese deporte de competición donde llevamos al límite sus fuerzas y su resistencia. Y todo para divertir al personal y para ganar, claro está, el cochino dinero. No sé por qué el deporte se suele tomar como algo saludable. Yo distingo muy claramente el deporte libremente ejercido, como el que disfruta corriendo, nadando, jugando un "partidín", andando en bicicleta o disputando un partido de tenis con unos amigos, y el deporte de competición, que no me parece saludable en absoluto, porque es someter al cuerpo a esfuerzos intensos y desproporcionados, porque se trata no de hacer deporte sino de ganar a toda costa y de batir records. Y aun el deporte ejercido por amor al arte debería ser bien administrado. No es raro el caso de personas de no muchos años que después de un partido de tenis o de una carrerita por la orilla del mar han fallecido.
Pues bien, nuestro pobre y sufrido cuerpo. Moderación, austeridad, dominio, control, paz. Y un poco de ejercicio, claro está. Es también bueno saber que el cuerpo está hecho para moverse, trabajar, caminar, agacharse y levantarse, alzar o transportar cosas... Cuando no nos movemos del asiento o de la cama, el cuerpo se "anquilosa". Eso está también demostrado. E higiene, claro está. La higiene es la ciencia de la salud. Y una higiene muy necesaria de la que es preciso hablar con toda seriedad es la llamada "higiene mental", quizás la más necesaria de todas. Y por hoy está todo dicho.
La imagen está tomada de un montañero de aquí, Santos, que es fotógrafo también. Ver un estupendo reportaje en La Mostayal.  Es la subida a la Mostayal, muy claramente detallada, desde la zona de Peñerudes.

15 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en muchas cosas, por eso no "agredo" a mi cuerpo ni con excesos en la alimentación, ni con bebidas, ni con drugs... Sólo "peco" en que le doy demasiada Coca-Cola.
    En cuanto al deporte, pues tampoco se puede quejar mi cuerpo de mí porque no creo que me de un infarto mientras lo practico... La verdad es que no me muevo mucho.
    Voy a intentar mejorar ésto último haciendo todos los días paseos de 20 minutos, que para comenzar no está mal.

    Muy interesante el artículo; la montaña es demasiado alta para mí, pero es muy bonita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Towanda.- No abuses de la coca-cola. Hace poco leí algo sobre esos productos edulcorantes o aditivos un tanto preocupante.
    20 minutos de paso rápido pueden llegar a ser 2 Kms. A paso tranquilo algo así como 1 km. Yo creo que no se debe bajar de 4 o 5 kms. para que se note algo. Es decir una hora. A no ser que te decidas a correr, porque entonces con 20 minutos se puede hacer mucho. Pero sin pasarse, no te vaya a dar un infarto...

    ResponderEliminar
  3. Los productos edulcorantes a los que me refiero son el aspartame y la sacarina. Ha habido polémica como puedes ver en Internet.

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes que me lo tomaré con caaaaaalma. Veinte minutos está bien para una persona sedentaria como soy yo.
    Es cuanto a la Coca-Cola, ¿qué quieres que te diga?, a mí es lo único que me gusta junto con los batidos de chocolate y el Cola-Cao. Puede ser muy mala y no te lo voy a discutir, nunca. Leí acerca del aspartamo o aspartame como veneno legal, pero circulan tantos rumores que una no sabe qué creer.

    Bueno, que me enrrollo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Excelente post. En casa nos cuidamos bastante, por las dudas, ji ji ji. Cariños.

    ResponderEliminar
  6. Cualquier adicción, del género que sea, no suele ser saludable.
    En mis años mozos me "piqué" con el ejercio, fruto de ello; tres hernias de disco. Intento cuidar mi cuerpo,(es el único que tengo), y continúo haciendo ejercio pero de forma comedida.
    Preciosa foto
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente Mario, no lo conocemos. El año pasado hubo aquí una expo china de cuerpos fosilizados con no se que técnica, estaba muy bien montada, muy didáctica. Y desvelaba cada zona y función del cuerpo, muy interesante. A mi los deportes machacas no me gustan, a pesar de que a veces ando un poco más de la cuenta en el monte, pero es porque la ruta se complica y mis compañeros están más preparados. Conozco super deportistas, que ahora, después de dejarlo, no pueden ni hacer lo que yo hago de lo mal que tienen todo, no merece la pena. Y una cosa que no se conoce mucho es la importancia de los estiramientos para mantener el cuerpo joven, si haces por ejemplo, yoga, igual estas y te conservas a la larga más en forma que muchos machacas. Besos

    ResponderEliminar
  8. Y se me ha olvidado comentar que por ejemplo, el consumo de esas pastis y fumaderas que comentas por parte de muchos jóvenes hoy en día, es muy peligroso y no creo que son conscientes. Estropean el cuerpo pero lo peor es que también te estropean la mente. Vamos a tener una generación de depresivos crónicos, etc, incurables por hacer el tonto.

    ResponderEliminar
  9. Estoy plenamente de acuerdo, Su, con todo lo que me cuentas. Incluso degeneran las razas, por mala alimentación, vicios, y malas costumbres.
    Ana María.- Las adiciones son desde luego malas. En todo moderación. Yo siempre distingo entre edad biológica y edad "astronómica". Ka edad biológica es la que marcan nuestros tejidos. La otra corresponde al número de vueltas que la tierra a dado al sol.

    ResponderEliminar
  10. Estoy completamente de acuerdo con su opinión. Posiblemente, desde un punto de vista un tanto materialista, el cuerpo (incluyendo el cerebro) es lo más valioso con lo que contamos en nuestra vida, por lo cual no hay motivo alguno para maltratarlo. Y desde un punto de vista más espiritual, creo que si no cuidamos el cuerpo, nuestro espíritu se debilita.

    Por curiosidad, no será usted (o habrá sido) profesor? Sus comentarios sobre matemáticas y otras curiosidades científicas o informáticas me hacen pensar que es cierto. Aunque a lo mejor estoy equivocado...

    ResponderEliminar
  11. Mirlo!!! ¿te has marchado de vacaciones? si es así pásalo muy bien y luego nos lo cuentas.

    ResponderEliminar
  12. Hola Johnny. Sí, me he dedicado a la enseñanza, pero no a muy alto nivel. Lo mío es más bien elemental. Aunque me gusta la palabra: los "elementos" son lo que configura el armazón de cualquier ciencia. Me alegro de saludarte, Johnny. :)

    ResponderEliminar
  13. Hola Su, la verdad es que sigo por aquí, pero no sé por qué no me da por escribir nada. Ando algo ocupado y el tiempo libre lo dedico a ver películas, como "El hombre bueno", que pusieron ayer por la noche en la 2. ¿La viste? Tampoco me pierdo al serie de los Alcántaras. Me caen muy bien todos. Esta noche toca... Bueno, saludos. Prometo solemnemente escribir algo cualquiera de estos días. ;)

    ResponderEliminar
  14. No es el Hombre Bueno, sino el Hombre Tranquilo. The quiet man, para ser exactos.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu respuesta. Lo sabía!!! :-)

    Bueno, sólo me resta decirle que algunos de sus alumnos tienen buen recuerdo de usted.

    Mi respeto por un blog magnífico y mi enhorabuena.

    ResponderEliminar