martes, 7 de junio de 2011

Sobre esto y aquello


Hablando de todo un poco. Para remediar el insomnio y el aburrimiento me puse a leer "Su único hijo" de nuestro ilustre compatriota Clarín. No la había leído. Así como La Regenta creo que la leí tres veces, esta todavía no la había saludado. Pues qué te voy a decir, evidentemente Clarín era hijo de su tiempo y escribía para su tiempo. Nos separan más de cien años, aunque algunas expresiones te sorprenden porque resultan ahora tan actuales como entonces. Lo interesante, de todos modos, es poder conocer por medio de las novelas aquellas sociedades tan bien retratadas por estos grandes escritores. Porque Clarín es un gran escritor, sin duda, con un humor constante, aunque un poco cáustico y punzante. Que sea un gran novelista ya no lo tengo tan claro, porque la acción es muy lenta y la narración demasiado detallista. Yo comprendo que en aquellos tiempos en que no había otras distracciones y la gente que leía pertenecía a una clase bastante liberada de trabajos "serviles", agradeciesen que la novela durase cuanto más mejor. A lo mejor les pagaban a los escritores por número de páginas, como oí que les sucedía a los escritores rusos y a Balzac. Cuanto más durase el contrato mejor, teniendo en cuenta además que las novelas se publicaban por entregas en revistas literarias o de entretenimiento. Venían a ser las series televisivas de nuestro tiempo o las de radio de hace cincuenta años: capítulo 125... Todos los oficios tienen sus triquiñuelas. Pues sí, a pesar de la lentitud y de la prolijidad no te cansa leer "Su único hijo". Eso debe ser prueba de que es buena literatura. Toda la novela tiene un tono zumbón muy asturiano, y hasta me parece que la acción se desarrolla en Oviedo, del cual, como de costumbre, Clarín no habla precisamente bien. Se comprende que sus escritos suscitasen enemigos, gente que creía verse retratada en sus cuentos y novelas. Digo yo... Tendré que documentarme mejor. Y por hoy basta.

5 comentarios:

  1. Yo leí La Regenta en el cole, por obligación, junto con El Quijote, La Celestina, La Colmena... y mucho otros clásicos españoles, luego hacíamos comentarios de texto. Me gustaba mucho leerlos y analizarlos seguramente porque nuestra profesora era muy buena y nos contagiaba su amor a la literatura. Guardo muy buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que hayas gustado de nuestra buena literatura. A mí me ha traído mucho entretenimiento y yo creo que nos forma también en valores humanos. En nuestros años escolares aprendíamos literatura como el que se aprende la guía teléfonica; todo eran nombres, títulos y fechas. Luego en mi juventud me propuse "autoformarme" en este campo; hasta hice una lista de las obras que yo consideraba importantes y me las leí; pero no todas, creo que con la Eneida y la Divina Comedia no pude, y el Fausto me lo tragué casi como una medicina. Pero sí me encantaron otras muchas. Bueno, pues gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La Regenta, creo que la he leído tres veces, por lo menos. Siempre fue por obligación en el cole y luego en el insti.
    Con el paso del tiempo me alegro que, en mi época, me obligaran (a mí y a toda mi generación) a leer libros que, de otro modo, nunca hubieran llegado a mis manos... Bien es cierto que aprendíamos obras, autores y fechas "a lo loco" pero ¡me alegro de ello!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Towanda, ¿qué tal la vida de urbanita? A mí actualmente se me haría imposible vivir en Madrid. Claro, que Madrid también tiene sus afueras en donde vives lo mismo que si estuvieras en la aldea. Madrid viene a ser como una mancha urbanística de contornos indefinidos. ¿Qué te ha parecido mi frase? Y está muy bien comunicada con los transportes públicos, pero que, claro, también cuestan dinero...
    Pues la literatura es una gran cosa, pero pasa como con el cine; tienes que acertar con el libro adecuado en cada momento. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la información, a veces uno no hace a tiempo a leer todo, para eso están los blog ji ji.
    Cariñosssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar