miércoles, 22 de junio de 2011

Gotas de tinta II



Hay gente que trata a los demás de cualquier manera. Hieren, insultan, ofenden, maltratan en una palabra. Son esos, que a veces tratamos de disculparlos diciendo que "en el fondo son buenos". Digo yo que podían tomarse la molestia de serlo también en la forma. Porque la forma es lo que vemos. Lo otro solo podemos creerlo. A veces se les suele defender también diciendo que "no se dan cuenta". Pues peor me lo pones. Por lo menos el que se da cuenta será malo, pero algún día se puede arrepentir. Pero el que encima no se da cuenta es como el tonto, que "no tiene remedio". O sea, que además de hacer daño, "no se da cuenta". Estos solo se pueden curar haciéndoles caer en la cuenta de alguna manera. Tarde o temprano llegan a enterarse.
La política se ha convertido en una carrera en España. No necesitas titulaciones especiales, ni haber llegado a ser un ciudadano destacado por tu carrera profesional o empresarial. Simplemente lo que necesitas es meterte en un partido que tenga futuro o presente, y escalar puestos dentro del partido a base de moverte, hablar bien, crear unas buenas redes de relaciones y amistades, encabezar listas, ser guapo o guapa, vestir bien, cultivar mucho la imagen, tener simpatía, trabajar mucho el teléfono, asistir a todas las reuniones y conmemoraciones... Hace ya bastantes años alguien me aseguraba que para triunfar en la vida en general no hace falta ser muy competentes, estar muy preparados o titulados, sino ser una persona simpática, bien parecida, amable, cuidar mucho a los amigos, estar donde se debe estar en el momento oportuno, etc. Entonces me extrañó esta afirmación, porque eran los tiempos del desarrollo en que la competencia profesional estaba muy considerada y no había muchos químicos ni ingenieros en este país. Pero, visto todo, parece que no le faltaba razón. A lo mejor en otros países no es así. Se lleva quizás más aquello de "ser productivo".
En el movimiento 15-M podemos oir de todo. Pero lo que más se oye es que este país no puede soportar a tanto político. La política tendría que ser un servicio a la comunidad, no una carrera en la que crecer y engordar. La política tiene que existir probablemente, pero debe de haber muchos modos de ejercerla. No voy a poner aquí todos los cargos que el ciudadano de a pie tiene contra esa clase especial en España. Seguramente te habrán ya llegado por internet. Porque internet sí que se está convirtiendo en la quinta columna. Pero todo este juego es peligroso. Si ya no confiamos en nadie ¿quién va a dirigir este país?

4 comentarios:

  1. A mi me parece que la gente buena profesionalmente está en la empresa privada, en la política hay mucho oportunista y trepa que no saben ni hacer la O con un canuto. Y además se creen no se qué por estar en sus puestos, aunque sean simples concejales de un pueblo. Necesitamos gente que trabaje honestamente por un proyecto común PAGADO POR TODOS. Es difícil encontrar gente honesta. También los hay entre los políticos, espero. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Un amigo mío dice que la política es una gran "porquería",(por no utilizar una expresión soez y más fuerte) rodeada de moscas, sólo que algunas puenden cambiar transcurridos cuatro años.
    A veces siento vergüenza ajena, al ver a mí país en manos de algunos ineptos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Soy la persona que describes como:
    "no muy competente, no muy preparada ni titulada, soy una persona simpática, bien parecida, amable, cuido mucho a mis amigos, estoy donde debo estar en el momento oportuno..." y no he triunfado, ¿díme qué he hecho mal?.

    Ye en serio, la política debiera ser algo más que intentar conseguir una concejalía de urbanismo para tener opción al dinerito de las comisiones o a ser un "chipiritiflaútico" que nos cuenta gilipolleces... y nos miente desde un Gabinete Ministerial...
    Ejem, he dicho!.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Su.- Sí, yo creo que hay gente honesta entre los políticos. Y ¿por qué no? Debiera ser lo normal. Lo que más se critica, me parece a mí, además de las corrupciones que aparecen de vez en cuando en la prensa, es que haya tantos viviendo de ello y cobrando sueldos y pensiones. ¿Da para tanto el presupuesto?
    Ana María.- Es la partitocracia. Los países no son gobernados por los técnicos ni por los sabios sino por los partidos. Pero ¿qué vamos a hacer? Lo único que podemos hacer es eso: votar cada cuatro años.
    Towanda.- Te faltó a lo mejor hacerles la pelota a los poderosos. Lo tenías todo, pero...
    A veces sospechamos sin fundamento. Los cargos son situaciones ideales para aprovecharse, pero debemos presumir que la gente es honesta. Esto es como aquello de "al soldado se le supone el valor". Presunción de inocencia.
    He dicho.

    ResponderEliminar