viernes, 3 de junio de 2011

De nuevo al Gamoniteiro

Excursión por el Aramo. Subida al Gamoniteiro desde el alto de la Cobertoria. Esta vez sin niebla. Es una subida constante no muy empinada, pero a la larga asciendes alrededor de mil metros, si mis cálculos no están equivocados. Unos siete kilómetros por una carreterita estrecha por la que apenas circulan vehículos, que son casi exclusivamente de ganaderos, que tienen por allí su ganado, y de los encargados de las antenas del alto. A medida que avanzaba la mañana se iba aclarando el cielo y disipando la neblina que cubría el paisaje hasta quedar una tarde de una paz idílica mientras bajábamos. La bajada suele ser lo mejor, y no solo por el descanso sino también porque es cuando más te dedicas a contemplar el paisaje. Esto lo he experimentado yo varias veces. Pues nada, el Aramo, nuestro "parque" preferido.






11 comentarios:

  1. La bajada es siempre mejor y más fácil que la subida, sobre todo si es cuesta abajo.

    ¿Sabes que nunca he estado al lado de una vaca?... Las he visto cuando he viajado en coche, pero nunca he estado cerca.
    Soy una auténtica y convencida urbanita, por lo que no podre acompañarte (físicamente) en ese paseo que hoy relatas.

    ¡Nadie es perfecto!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Towanda, pues es una pena eso de que no sepas nada de vacas. Son muy buena gente. Como decía uno (esta vez refiriéndose a los cerdos) a mí de las vacas me gusta hasta la mirada. Y respecto a la bajada debe ser una cuestión de perspectiva: mientras subes no ves más que el camino, pero al bajar te "asomas" al vacío, es decir, al espacio del paisaje. ¿Qué te ha parecido mi explicación? Seguramente te ha dejado sin palabra...

    ResponderEliminar
  3. Bello paraje, gracias por publicarlo, es una hermosa manera de viajar.
    Cariñosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  4. Un buen día, un gran paseo, y bonitas imágenes. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Para mí es más sencillo subir..., sobre todo si el terreno es abrupto y escarpado, porque al no poder mirar abajo no temo a las caídas.
    Preciosas fotografías.
    A mis ojos la vaca más "guapa" es la parda alpina, es como si tuviera rímel en las pestañas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todas por vuestros comentarios.
    Norma, en Argentina seguro que tenéis también mucho que admirar en cuanto a paisajes.
    Marisa, sí tuvimos suerte con el tiempo, porque ya sabes, en nuestra tierrina el tiempo es lo menos seguro.
    Ana María, eso que me dices me pasa a mí también, pero hace tiempo que renucié a salirme de los caminos, y cuanto más "trillados" mejor. :)
    En cuanto a las vacas todas las que ví eran iguales, pardas y con rimel en los ojos...

    ResponderEliminar
  7. Sin palabras... literalmente.
    Y cansadísima por el esfuerzo.

    ¿Te has fijado que por este lugar solo aparecemos mujeres?.
    ¿Será que tienes un lado femenino muy potenciado? ¿serán las matemáticas y las potencias?...

    ¿Qué será, será?. El tiempo te lo dirá, la vida te enseñará, ¿qué será, será?.

    Un gusto venir por aquí, después de hacer la compra del sábado, jajaja.

    ResponderEliminar
  8. Hola Towanda, a lo mejor es que yo paso un poco de los hombres. Mi regla confirmada es que normalmente solo te hacen comentarios aquellos o aquellas a los que tú comentas. Es decir, te devuelven el favor. Como por los blogs masculinos no suelo asomarme y a los que me asomo son excesivamente técnicos y no tienen mayor interés en comentarios, que no les aporten nada..., pues eso.
    También admito lo del lado femenino; pero eso no me preocupa demasiado. Lo ideal sería que todos los hombres lo tuvieran. :)

    ResponderEliminar
  9. Eres genial, Mirlo.
    Un tío majo y divertido.
    ¡Ojalá muchos "señores" tuvieran ese lado del que hablábamos!, porque la cosa iría muchísimo mejor.
    Yo te lo dije (lo del aldo femenino) como un grandísimo piropo hacia tu persona.
    ¡Vamos que eres muy majete! y de eso, las chicas, nos damos cuenta enseguida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. No creo que los comentarios en tu blog sean por el simple hecho de devolverlos. A veces se leen muchas publicaciones y no necesariamente se deja palabra alguna, puedo confirmar este hecho.
    Eres un hombre culto y con elegancia en tus letras, además de divertido y buen docente.
    Vuelvo a reincidir, es un placer leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Bueno, gracias a todos/as... Me váis a sacar los colores. Pero sigo pensando aquello que se decía de las cartas: si no escribes no te escriben. Y al revés también. Si os digo la verdad, yo apenas hago comentarios fuera de vosotras cinco o seis. Sois mis corresponsales. Esa pequeña lista de blogs que pongo al margen es mi única lista. Y todo por pereza, por no andar buscando o por no teclear... Hasta donde llegue el puntero del ratón... Bueno, un abrazo general.

    ResponderEliminar