lunes, 7 de marzo de 2011

Sonrisas y lágrimas...



Pues ya que estamos aquí vamos a escribir algo. Pero hoy no tengo ganas de meterme en "investigaciones históricas" para saber por qué Narváez y Cabeza de Vaca decidieron dejar los navíos y meterse "por la tierra adentro" en busca de nuevas aventuras. Hoy han sucedido cosas en esta apartada provincia que no me permiten dedicarme a nada, como no sea leer o pasear. Cosas dolorosas que siempre te dejan una sensación de inquietud o tristeza... En estos días lo único que cabe hacer es esperar... Esperar a que pasen los días. Y esperar también a que este bendito sol de marzo siga visitándonos con alegría. Aparte de eso, mis batallas con la Wifi y Telecable, o quien sea el culpable, son épicas. ¿Alguien puede explicarme por qué a veces funciona el invento este y otras veces no funciona? Esta mañana me dieron ganas de estrellar literalmente el "cacharrito" - me refiero al router o como se llame - contra la pared. Pero, nada, paciencia que más se perdió en Cuba en el '98. Saludos a mis sufridores... ;-)

11 comentarios:

  1. Bueno, ¿no van bien las cosas?... si son males del router o le la wifi, son cosas que se van a solucionar. LLama a tu compañía y les díces que te vas a otra, a ver que pasa.
    Yo trabajo con Telefónica y nunca he tenido demasiados problemas...

    Si los problemas son de otra índole te deseo que se solucionen lo antes posible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Towanda. Lo del router y la wifi era casi una broma; por esas cosas no pierdo el ánimo, solo me cabreo un poco. Tampoco es un problema lo que actualmente me preocupa, porque los problemas existen siempre y hay que aprender a convivir con ellos. Es sencillamente un fallecimiento, algo a lo que no nos acostumbramos nunca y que te deja un poco frío. Te deja como descolocado. Bueno, gracias de nuevo por tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. Esos son los problemas de verdad, los que no tienen solución... No sabes como lo siento, el tema de la muerte en los seres queridos es algo, para mí, que pese a mi edad no he procesado nunca.
    Mi marido me hace ver que es algo que tendría que tener ya asumido (se refiere a mis padres, por ejemplo, que ya no son chavalillos)... Pero, dígo como Scarlata O´Hara: "Eso ya lo pensaré mañana..."

    Mucho ánimo Mirlo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mirlo, veo que estas triste, siento lo del fallecimiento. Es verdad que esas pérdidas nos hacen sufrir y extrañar a esas personas que no volveremos a ver, al menos aquí... Pero tu sigue adelante con alegría y dándoles caña a tus proveedores de internet, sea quienes sean, que son todos iguales... y a disfrutar cada momento, cada uno de tus momentos. Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias de nuevo Towanda. Sí, es mejor no pensar en ello demasiado. Lo que tenga que suceder sucederá algún día. No podríamos vivir si estamos siempre temiéndolo. Y cuando llega suele ser todo muy rápido. Esa es la experiencia que tengo yo. En fin, los días pasan a toda velocidad. En parte para bien. Nos permiten alejarnos un poco de circunstancias dolorosas. Bueno, pues ánimo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Su. Sí, extrañamos a las personas que se "van" definitivamente, pero como dices tú muy bien nos queda siempre la esperanza. Disfrutar disfrutamos lo que podemos, cada uno a su manera. Lo que importa es tener la cabeza en su sitio en todo momento. Saludos y que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  7. Para esta entrada y con tu permiso, quiero enviarte un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Y también nos dejan su firma en nuestra memoria, de éste modo les mantendremos vivos.
    Ánimo

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Ana María. Es siempre consoladora la compañía. No es que busque consuelos. Simplemente me puse a escribir y expresé lo que sentía en ese momento. Son estos días oscuros... Tampoco se trata de un familiar próximo, aunque esto de la muerte siempre te deja un poco estremecido. En fin, mañana será otro día...si Dios quiere...

    ResponderEliminar
  10. Siento tu estado de ánimo ante una muerte aunque no sea muy cercana. Te comprendo y deseo de todo corazón lo superes pronto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Marisa. Hoy me encuentro un poco más tranquilo. Que tú disfrutes también de un buen día.

    ResponderEliminar