martes, 8 de marzo de 2011

Día internacional de la mujer


Día internacional de la mujer. Quizás lo vemos solamente como una celebración más. Pero que por lo menos sirva para poner sobre el tapete el tema, tema nunca resuelto, de la discriminación, y de las injusticias sufridas por las mujeres en todo el mundo y en todas las épocas. Algunos datos que a uno le extrañan. Según Google: "Las mujeres realizan dos tercios del trabajo y producen la mitad de los alimentos de todo el mundo, pero solo obtienen el 10% de los ingresos y poseen el 1% de la propiedad. (...) Sólo 28 países han alcanzado el objetivo del 30% establecido a principios de los años 90 relacionado con la incorporación de mujeres a puestos de toma de decisiones. A nivel mundial, los salarios de las mujeres son un 17% más bajos y su estabilidad laboral es menor que la de los hombres. (...) Si bien el 99% de la mortalidad materna se puede evitar, cada minuto muere una mujer por causas relacionadas con el embarazo. Además, cada 14 segundos, un niño se queda huérfano a causa de las muertes por SIDA. (...) El abuso de mujeres y de niñas es endémico en todo el mundo. Está comprobado que una de cada tres mujeres será víctima de violación, maltrato, coacción con fines sexuales u otro tipo de vulneración de sus derechos durante su vida". 
Datos impresionantes. Lo malo es acostumbrarse a ellos. Parece como si las mujeres vinieran a este mundo solo a sufrir y a ser juguete de los caprichos de los hombres. Sobre todo el último dato: "una de cada tres mujeres..."
En fin, esta historia es muy larga y a veces me sospecho que tampoco se presenta bien. En la mentalidad "normal" a la mujer nunca se la considera aislada, como individuo, sino como parte, y parte esencial, de una familia. La unidad biológica natural no es el individuo, sino la familia, y en una familia lo normal es que sea el hombre el que trabaje y gane su sueldo, y también lo normal es que la mujer realice todas las funciones domésticas. Esto es de cajón. Siempre ha sido así y sigue siéndolo en multitud de países que no han llegado a cierto grado de desarrollo. Por eso cuando se dan datos, estos datos aunque sean verdaderos, estadísticamente verdaderos, son falsos en sus conclusiones. En cierto modo no hay tal discriminación. Mi padre decía que el paro había aumentado por el trabajo de las mujeres y no le faltaba razón. En muchos matrimonios trabajan los dos y en otros no trabaja ninguno, y las mujeres han entrado en competencia con el hombre en muchos campos; o sea, se ha duplicado el número de demandantes de los puestos de trabajo.
Quiero ser objetivo. Sé que las mujeres son muy injustamente tratadas en muchos aspectos y valen mucho más de lo que creemos, pero creo también que la crisis profunda es la de la familia, la de la pareja, y la del amor en definitiva.
Y por el momento basta. Otro día seguiremos hablando de la mujer, un tema inagotable.
Ah, la de la foto es Mila Jovovich en una película deliciosa: You stupid man.

3 comentarios:

  1. No me gustan los días internacionales de tal o cual cosa, porque significa que aún estamos lejos de conseguir lo que se pretende con la celebración, pero me quedo con ésto que tan bien díces:
    " que sirva para poner sobre el tapete el tema, tema nunca resuelto, de la discriminación, y de las injusticias sufridas por las mujeres en todo el mundo y en todas las épocas".
    Viniendo de un hombre es todo un homenaje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Venga de un hombre o de una mujer a mí me parece algo de sentido común;basta mirar a nuestro alrededor. Sin duda, todavía queda mucho por andar. Más que nada es una cuestión de humanización. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. Un tema que a veces resulta bastante escabroso, lo expones con mucha sensibilidad

    ResponderEliminar