martes, 29 de marzo de 2011

Atravesando el Perú VII


R
ecuerdo la subida de Tingo María a Huánuco. Fue de mañana tempranito en un taxi "colectivo". El viaje no me pareció muy largo ni recuerdo haber pasado miedo. Solo un momento hubo de cierto peligro. Subíamos - porque hay que subir, evidentemente, desde 600 a cerca de 2000 mts. de altura - todavía por la zona de la selva entre una niebla espesa. De repente aparecieron unas sombras sobre la carretera gritándonos algo. El chófer entendió inmediatamente el mensaje: frenó y dió marcha atrás a toda velocidad. Aun así todavía pudimos ver caer las piedras a nuestro lado. Afortunadamente no nos tocó ninguna. Es algo bastante corriente en aquellas carreteras andinas; los llaman huaycos. Las laderas están muy empinadas y, sobre todo, en carreteras abiertas recientemente, poco consolidadas. Esperamos unos momentos y luego vino la "arrancada" a toda velocidad jugándonos el pellejo al atravesar la zona de peligro. Después del susto seguimos subiendo en silencio algún tiempo hasta que llegamos, si no recuerdo mal, a un túnel. Este túnel seguro que acorta sensiblemente la distancia entre las dos ciudades. En tiempos de Rittlinger (1936) este viaje duraba todo el día, y no sé si parte de la noche, y era bastante impresionante. La salida del túnel supuso un cambio extraordinario del paisaje. Pasamos bruscamente de la selva a la sierra. La selva la dejábamos atrás húmeda y un tanto salvaje y nos abríamos a un panorama amplio, soleado, de horizontes infinitos, a unas tierras cultivadas, a un paisaje "humanizado". Recuerdo perfectamente ese contraste, que me llamó la atención. La sierra que entonces yo ví me recordó a nuestra Castilla, por su amplitud de horizontes, por su sol y sus campos, aunque la diferencia de altura fuera considerable, pues nos encontrábamos seguramente a más de mil metros de altura, acercándonos a Huánuco, que según los mapas está a 1894 metros sobre el nivel del mar. Esa altura no es muy grande en los Andes. Allí la mayoría de las ciudades están a más de 3000 metros y la "puna", una especie de meseta, el altiplano, a 4000.
En fin, la llegada supuso una especie de alivio. Me acuerdo que antes de entrar en Huánuco paramos en un bar. Se oía música rusa por el altavoz, algo que me alegró el alma, porque siempre me gustó mucho, y como no habíamos desayunado nos vengamos lo mejor que pudimos: un par de huevos y una taza del riquísimo café de la zona. Seguramente añadimos algo más que ya no recuerdo. Y en Huánuco, hotel, claro, porque Huánuco es una ciudad de no poca monta. Es llamada la "ciudad de los caballeros" y dicen que goza del mejor clima del mundo. El que quiera saber más sobre ello no hace falta que vaya a Salamanca; ahora tenemos Google: Huánuco El recuerdo que tengo de esa bendita ciudad es muy bueno. Uno de los detalles que mejor recuerdo fue oir tocar el arpa serrana a la entrada de una iglesia, que supongo que sería la catedral, porque tiene catedral. El arpa serrana es un arpa normal con caja de resonancia, que suena como un órgano. Con ella se puede tocar de todo, claro, pero lo que mejor suena es la música andina, sus famosos huaynos. Creo que el universalmente conocido "El cóndor pasa" es un huayno, y es posible que fuera uno de los que oí aquella tarde entre otros en aquel pequeño concierto que nos brindó aquel artista. Porque era uno solo el que la tocaba, sin acompañamiento de guitarra ni de quena. Se bastaba y se sobraba. Claro, con charango, guitarra y quena, supongo que ya hubiera sido demasiado. Sobre esto de la música andina habría mucho que hablar. A ver si otro día sacamos "fuerzas de flaqueza" para abordar el tema.
La imagen de arriba es del libro de Rittlinger. Una hermosa joven serrana... De aquellos años, claro. Las de ahora llevarán vaqueros.
(continuará...)

4 comentarios:

  1. Hola , no conozco Perú, así que te agradezco tu testimonio, realmente muy bonito.
    Gracias y cariñossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Norma. Viviendo en Argentina encontrarás muchos puntos en común con Perú. Ahí también tenéis los Andes y otras cosas muy bonitas. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. He intentado enviarte una bonita melodía como viajero del Perú, "CAMINO DEL INCA (Música Instrumental Andina)", pero no he podido, si te apetece la puedes escuchar en YouTube, es preciosa.
    Un saludo

    ResponderEliminar