lunes, 21 de febrero de 2011

El viaje de Alvar Núñez Cabeza de Vaca III



Seguimos con la historia del primer naufragio de aquella expedición desgraciada. Desde luego, la furia de los huracanes del Caribe no es para tomarla a broma. De los dos pobres barcos no quedó casi ni rastro, así como de sus sesenta y dos tripulantes. Bueno, parece que se salvaron dos, o no, porque no está claro si los encontraron vivos o muertos. En todo caso quedaron tales que “no se podían conocer”. Y el huracán hasta transportó una “barquilla” hasta un cuarto de legua (más de un kilómetro) tierra adentro y la dejó “puesta” encima de un árbol.
El lunes por la mañana bajamos al puerto y no hallamos los navíos; vimos las boyas de ellos en el agua, adonde conocimos ser perdidos, y anduvimos por la costa por ver si hallaríamos alguna cosa de ellos; y como ninguno hallásemos, metímonos por los montes, y andando por ellos un cuarto de legua de agua hallamos la barquilla de un navío puesta sobre unos árboles, y diez leguas de allí por la costa, se hallaron dos personas de mi navío y ciertas tapas de cajas, y las personas tan desfiguradas de los golpes de las peñas, que no se podían conocer; halláronse también una capa y una colcha hecha pedazos, y ninguna otra cosa pareció. Perdiéronse en los navíos sesenta personas y veinte caballos. Los que habían salido a tierra el día que los navíos allí llegaron, que serían hasta treinta, quedaron de los que en ambos navíos había”.
La palabra huracán, según el Padre Las Casas y Pedro Mártir, es de origen taíno y era el nombre de un espíritu maligno o dios del mal. De ahí pueden venir aquellas ceremonias que CV oyó celebrar durante la noche. Los indios tratarían de "aplacar" al mal espíritu, o, al contrario, rogar a sus dioses principales que les defendieran de él. 
El primer ciclón del que se tienen datos en el nuevo continente fue el observado (y padecido) por Cristóbal Colón en su segundo viaje cuando pasaba a la altura de Isla de Pinos, Cuba, en 1494. Colón fue también el primer europeo del que se tenga noticia en predecirlo. La necedad del gobernador (Ovando) al no hacer caso de las advertencias del Almirante, no pudo ser más castigada, porque además esos veinte barcos, que se perdieron en el mar, llevaban un buen cargamento de oro.
El primer europeo en predecir un huracán fue el propio Cristóbal Colón, por lo cual ha sido considerado el ''primer meteorólogo antillano''. Estando con sus naves en julio de 1502 frente a la ciudad de Santo Domingo, donde el Gobernador no lo dejó atracar, advirtió a las autoridades que la gran flota que regresaba a España no zarpara, pues era inminente la llegada de una tempestad. Al Almirante no le creyeron, y mientras se refugiaba en una bahía cercana, en el Canal de la Mona naufragaban 20 navíos con toda su tripulación y carga.
Según refiere el incidente el padre Bartolomé de Las Casas en su 'Historia de las Indias', Colón predijo el huracán por su experiencia en observar ciertas "señales naturales en el ponerse o salir el sol de uno o de otro color, en la mudanza de los vientos, en el aspecto de la luna" y en el movimiento de los delfines en el mar, los cuales "van huyendo... a la superficie del agua y a la orilla... y así dan cierta señal de que ha de venir tempestad". Los taínos, al parecer, aplacaban la furia de un huracán celebrando una danza, quizás un areíto.”
Tomado del portaldominicano 
Esta puede ser la explicación de aquellas voces y músicas extrañas que CV oyó en medio del huracán aquella noche. ¿Dónde estarían los indios? Quizás bajo tierra, en algún refugio, que seguramente es el mejor lugar para defenderse del viento y la lluvia.
Bueno, por hoy basta. El próximo día hablaremos de Xagua, actualmente Jagua, y de su hermosa bahía, ideal para pasar el invierno, que es lo que hicieron CV y su 'atemorizada' gente.

4 comentarios:

  1. Ya he aprendido otra cosa; el origen de la palabra huracán.
    Y lo cierto es, que adquirir conocimientos a través de tus escritos, resulta fácil y ameno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana María.- Me complace que emplees el tiempo en leer estas historias. Bueno, yo me entretengo en ecribirlas y ya veo que hay quienes las leen con gusto. Pues el origen de la palabra huracán no debe de estar tan claro, según da a entender el autor que aparece en el link Pincha en ese link. Resulta bien interesante y documentado.

    ResponderEliminar
  3. bueno el huracan yo lo empleo mucho en mis poemas ...el viento ...aire.…muchas gracias por tu visita y siempre elogiosas
    Palabras al poema
    Te deseo feliz semana con todo mi cariño
    Besos
    Marina
    huracan...uf

    ResponderEliminar
  4. Hola Mario aunque tardé. Estoy aquí, siguiendo tu historia y esperando la próxima entrada. Saludos

    ResponderEliminar