sábado, 4 de diciembre de 2010

De aviones, trenes y barcos



Los misterios de internet. Funciona, no funciona... Le dan a uno ganas de mandarlo todo a... Nunca sabes tampoco si la culpa es de Telecable, de tu conexión, o de tu ordenador. Porque antes, con Windows estaban los virus, que tenían la culpa de todo, pero con Linux suponemos que no hay virus o que estamos protegidos. Al menos no nos cuidamos de eso. Ya otros se cuidan por nosotros. Pero adivina, adivinanza... Realmente, cuánto tiempo se pierde con estos cacharritos.
Cambiando de tema. Hoy ha sido el día de los controladores aéreos. Todos los teníamos por los malos de la película, los aprovechados, los “privilegiados”,... Pero ahora resulta que no les debe faltar cierta razón, que los hacen trabajar como esclavos, que padecen stress y ansiedad, que las cosas no se han dicho con claridad, etc. Al final los daños van a ser para las compañías aéreas y para los aeropuertos. La gente va a aborrecer cada vez más los aviones. Cuando mejore el tren, como lo está haciendo, la gente acabará prefiriendo el tren al avión para viajes no muy largos, claro. Digo yo... Yo al menos siempre he tenido debilidad por el tren. Hay más “connotaciones” históricas, sentimentales, literarias,... El tren siempre tuvo algo de romántico: el viaje, las despedidas y las acogidas, los encuentros en el tren, las largas meditaciones, la contemplación del paisaje desde la ventanilla, las noches del “exprés”,... en fin, todo eso. Es como el barco. El barco a mí me gusta mucho; y, curiosamente, no me da ningún miedo; en el mar me siento “como pez en el agua”. Pero, claro, no tengo que vivir en el barco; como me decía un camarero italiano, que para él tener que trabajar en un barco era algo que no se lo deseaba a nadie. Y tengo que reconocer que cuando llegábamos a puerto yo lo agradecía no poco. Eso de pisar tierra firme...

No viruses

Life's too short to spend it worrying about viruses.

4 comentarios:

  1. el tren el medio de locomoción más romantico y con más historia es una pena que lo vayamos dejando al olvido. un besin de esta asturiana, y muchisimes gracies por compartir tu opinion siempre dicha con educacion.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ozna-Ozna.-Gracias por asomarte a este rincón. También yo me doy algunos paseos por tu blog. Tienes mucho mérito porque nos vas dadno a conocer figuras de las que no teníamos idea. Que todo te vaya bien. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Los controladores no pueden quejarse, merecido o no, considero que su sueldo es una barbaridad. Soy una de las pocas personas que no le gusta viajar en tren, me resulta tedioso, muy largo, te cansas de mirar las caras de la gente de tu alrededor. Será que viaje muchas veces de cría de Gijón a Laviana, aquellos asientos de madera el cambio de máquinas a medio trayecto… ¡Puuf! Menudos colocones me agarraba. En mis salidas prefiero el avión, siempre que puedo. Del barco ya no digo nada me ahogo antes de pisarlo. Soy un poco rarita ¿verdad?.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Respecto de los controladores, habría que averiguar cuál es su sueldo real. Se ha dicho que 200.000 Euros al año. Algunos controladores han dicho que no ganan ni la mitad de eso. Pero parece que las reclamaciones van más bien por las condiciones de trabajo: Muchas horas, poco descanso, etc. Respecto de los medios de transporte, el avión me sigue dando pánico, no me gusta el tubo ese en el que te meten. Debe ser una cosa psicológica. O falta de costumbre. No eres rarita, Marisa; más bien piensas como la mayoría. Saludos.

    ResponderEliminar