martes, 9 de noviembre de 2010

El Ensayo



Hay un género literario que se llama ensayo. ¿En qué consiste? El ensayo consiste en discurrir sobre casi cualquier cosa sin una excesiva preocupación por hacer una investigación completa, sin bibliografía, ni citas de otros autores, ni excesiva metodología, etc., de una forma más bien informal, pero con el deseo de hacer luz verdaderamente sobre el tema. Diríamos que los ensayos son una especie de “charlas de café”, pero sin bromas, tomándose el tema más bien en serio. En realidad es un género de pensamiento. Participa de otros varios géneros, como la didáctica, la argumentación, la sátira, la investigación, el humorismo,...El ensayista es un pensador, algo más que un diletante, sin llegar a la categoría de filósofo o científico, que supone ya una investigación más exhaustiva, seria y cuidadosa. El ensayista cuida también su estilo literario, porque pretende hacerse oir y leer sin aburrir al que lo escucha o lo lee. Es bueno ensayarse sobre cualquier cosa, como el que discurre, se pregunta, busca,... Los ensayos son algo parecido a lo que son los ejercicios en disciplinas como las matemáticas, o las variaciones en música. Hacer un estudio sobre algún tema puede llevarte meses de trabajo concienzudo, búsqueda de información, comparación de teorías, etc. Generalmente no tenemos tiempo ni ganas de dedicarnos a ello, ni muchas veces posibilidad siquiera; sin embargo, hacer un ensayo sobre ese tema, como el que busca pistas, expresa ideas o inquietudes lo puedes hacer en cualquier momento. Además es un buen ejercicio para la mente. Y no te compromete, porque tú no defiendes generalmente tesis niguna. Simplemente hablas.
Esto tiene paralelos en las conversaciones que diariamente practicamos. Hay individuos que al hablar con otros solo pretenden una cosa: tener razón. Son gente con la que no se puede conversar. Solo se la puede escuchar, o más bien soportar. Además para que las cosas queden claras desde el principio terminan cada frase con un ¡claro! contundente. ¿Qué se les puede responder, si todo está claro? Estas personas en realidad no conversan, más bien se exhiben. Exhiben su información, sus conocimientos, su seguridad o su ira. Por supuesto, no hacen nunca preguntas. En realidad no les interesa aprender nada. El género ensayo no tiene mucho que ver con ese estilo. Es más bien un género interrogatorio, que no parte de seguridades; es el género de la quaestio que decían los antiguos. Es decir, se propone una cuestión, una pregunta, y se buscan soluciones o por lo menos posibles respuestas.
Desde luego, el ensayo goza de todas mis simpatías. Me gustaría ser ensayista, porque creo que soy demasiado perezoso para hacer otra cosa más seria y demasiado amistoso para abordar otras actitudes.

2 comentarios:

  1. Te queda muy bien, pero creo te quedaría mejor si en vez de tres pones cuatro, todo es volver a poner la dirección de nuevo y marcar cuatro. En cuanto al orden salen a su libre albedrio…
    Otra cosa es si pones un gadget (es nuevo) el de entradas populares, este te mantiene el orden por los últimos más leídos. ¡Me gusta, como te queda!

    ResponderEliminar
  2. Sí, Marisa. En realidad la elección viene determinda por los temas. Este último post es del género "reflexiones" y pone otros dos del mismo género. Pero como solo caben tres... Voy a jhacer lo que me dices. REmover y volver a crear. Gracias por tu ayuda.

    ResponderEliminar