domingo, 17 de octubre de 2010

Potes y el monasterio de Santo Toribio


Nulla dies sine linea. Es una máxima latina que recuerdo de mis años escolares. Es una pena que no haya hecho yo como nuestro profesor de latín de entonces, que conservaba en una libretina un montón de máximas y aforismos latinos que él había aprendido también en sus años escolares. Ahora tendría un tesoro. Pero bueno, seguramente anda todo eso por Internet. Estas máximas latinas tienen una fortaleza y elegancia especiales. El latín parece estar hecho para eso, para ser grabado en piedra, para ser utilizado en epitafios. Lo de 'nulla dies sine linea' se refiere a la lectura, claro, pero también lo podríamos aplicar a la escritura. En algunas épocas de mi vida escribía en un diario, que, naturalmente, solo lo iba a leer yo; pero ahora, con esto de los blogs, puedes hacer tu "diario" más o menos público. Lo cual está bien con tal que no te descubras demasiado. Esto es como el juego aquel de las 'siete y media'; conviene conservar siempre alguna carta tapada.
Excursión a Potes, pasando, claro, antes por Panes. Potes y Panes. Dos rincones de nuestra geografía que vale la pena visitar alguna vez en la vida. El Potes de hoy día ya no tiene mucho que ver con el que yo conocía. Por Potes pasamos en una excursión hace más de cuarenta años. Y, por cierto, llegamos de noche. Y como éramos pobres - éramos chavales - y no teníamos dónde dormir, montamos las tiendas en la Plaza del pueblo. Ya no recuerdo exactamente cuál era, si frente a la iglesia o al mercado. Lo que sí recuerdo es que vino la Guardia Civil a echarnos de allí, pero les debimos de dar lástima y nos dejaron en paz "hasta que saliese el sol". Esto quiere decir que el suelo debía ser de purita tierra para poder clavar las clavijas de las tiendas. Pero, bueno, a lo que íbamos, Potes es un lugar precioso, al pie de los Picos de Europa, cerca del teleférico de Fuentedé y del monasterio de Santo Toribio de Liébana. Ahí pongo unas fotografías. Fue una pena que estuviera el día nublado. Habrá que volver para ver los Picos. El monasterio es famoso por conservar la mayor reliquia de la Santa Cruz en el mundo. Es además muy antiguo, creo que más de mil años, y está en un lugar increíble. Pues nada, todos a Potes. Pero ojo, que el desfiladero de la Hermida es muy estrecho. Pero nada, per aspera ad astra.

6 comentarios:

  1. Hoy estoy como el tiempo un poco peleona ¡¡En el buen sentido!! Potes precioso… pero siempre que estuve allí, pasé más frío que una tonta (estuve dos o tres veces, pero no recuerdo las fechas). El latín me impone, es una lengua muerta y encima solo me lleva a catedrales y sombras. “Perdona mi osadía”.
    En cuanto a los blogs yo creo que sí, que puedes llegar a conocer el fondo de una persona por la forma de expresarse y su forma de sentir. No como el diario o la famosa libreta de bolsillo, (creo que ya te comente que yo tuve una, hasta que un día la quemé). En esa guardas tus pensamientos y nadie puede entrar en ellos... ¡Menudo rollo te metí! ¡Vaya día de otoño el mío! Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Espero que hoy, un día "soleyau", te anime. No estoy muy de acuerdo con eso de que el latín es una lengua "muerta". El latín es la madre de todas las lenguas romances - el español, el francés, el italiano,... - y está presente en numerosas expresiones, que siguen vivas en el ámbito jurídico, filosófico,... Sí, yo creo que los blogs manifiestan bastante la forma de ser y hasta los problemas de las personas. Para mí son un campo interesantísmo para conocer a la gente. Te encuentras con gente estupenda y sorprendente. Salutations.

    ResponderEliminar
  3. Creo que se dice "asoleyau" o "asoleyadín", como dice mi cuñada. ;)

    ResponderEliminar
  4. Ya he estado en Potes, varias veces. La última vez el día que se casaba Leticia con el principe, estabamos en el monte, no hacía muy bueno y oíamos en un jeep la retransmisión de la boda... nosotros que queríamos estar tranquilos. Y cenamos la fabada asturiana ¡¡¡super rica!!!

    ResponderEliminar
  5. Marisa!! yo también queme mi libreta!! tenía 14 años y escribía todos mis "secretos" y la quemé porque se podía abrir muy facil y creo que mi madre la leía... ahora me da pena haberla quemado pero entonces fue como una liberación.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Su. Gracias por haberte dado una vuelta por esta humilde casa. Eso de leer diarios... Tendrían que tener un candado, como algunos de entonces. Ahora los puedes poner en clave en el ordenador. Por lo menos les das trabajo a los que pretendan leerlos...

    ResponderEliminar