jueves, 5 de agosto de 2010

El Gamoniteiro


Es bueno hacer alguna pequeña excursión en todas las estaciones, Esta vez volvimos al Aramo, al pico Gamoniteiro, donde están las antenas famosas de las que durante tantos años dependía que se viera la televisión en Asturias. Ahora ya no sé cómo será la cosa, pero allí sigue habiendo antenas, que supongo serán para radio y telecomunicaciones en general. El lugar debe ser extraordinario para ver desde él media Asturias. Digo "debe" porque nosotros no vimos absolutamente nada; una niebla cerrada y "persistente" no nos dejó ver en todo el día más que el camino que teníamos delante y aun eso con dificultad. Pero agradecí mucho el paseo: siete kilómetros de subida y otros tantos de bajada (desde el alto de la Cobertoria) por una carreterita incluso asfaltada, aunque estrecha y peligrosa - no recomendable para el común de los mortales -. Me refiero, claro está, a los automovilistas, porque para los peatones es gloria bendita. Pues el paseo tuvo el aliciente de hacer fotos con niebla, algo que siempre me gustó, y aunque se me cayó la máquina contra las "duras piedras" del camino no se estropeó del todo, porque todavía funcionó, como podemos ver.

3 comentarios:

  1. Pues parece que la máquina no se ha dañado, lo constatan tus fotografías.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, cuida tu máquina. Esos paseos entre la niebla son como los sueños, cuando es muy densa parece que flotas. beso

    ResponderEliminar
  3. Bueno, solo se estropeó un poco la pantallita, pero parece que todo funciona. Esto de la fotografía resulta hoy día tan fácil...

    ResponderEliminar