sábado, 3 de julio de 2010

Mañana con orbayu


Realmente que el ordenador se está convirtiendo en la gran caja de las sorpresas. Probablemente el futuro vaya por aquí. Sin moverte del sillón, puedes estar oyendo una cantata de Bach mientras contemplas un cuadro del Greco o lees las noticias del día, puedes ver una película “on line” o de un disco, pirateada o no, escogida entre cientos o miles de ellas, puedes aprender inglés o mandar un correo a tus amigos, escribir tus memorias, o ensayarte como compositor o poeta, puedes diseñar cuadros o composiciones artísticas, jugar solitarios, obtener información sobre casi cualquier cosa, o elaborar programas en cualquier lenguaje de alto o bajo nivel... Esto ni lo soñábamos hace solo unos veinte años incluso los que ya estábamos “iniciados” en estas artes. Pues un día como hoy se presta a refugiarse tras los cristales con el cacharrito este, el milagro del último cuarto de siglo, un tanto inesperado. Efectivamente, en los años sesenta se soñaba con raros proyectos y futuros, pero creo que a nadie se le ocurrió pensar en este invento. Aunque ya se conocían los ordenadores, a nadie se le ocurría que pudieran servir para otra cosa que para “hacer cuentas”; eran las “computadoras”, raras, escasas, caras, que no estaban al alcance de cualquiera y que solo se empleaban para cosas “muy serias” como la resolución de complicados problemas matemáticos, o para contabilidad y nóminas. Además eran lentas para el concepto que sobre eso tenemos en la actualidad. Pues nada, disfrutando con esta música divina que podemos obtener en Magnatune, un lugar muy recomendable. A mí me sorprende que estas empresas ofrezcan gratuitamente tantas cosas, música, películas, libros electrónicos,... Bueno, supongo que forma parte de la propaganda. Esperan luego venderte los discos o los libros. También es verdad que sin la propaganda no existe la más mínima esperanza de vender nada. Es algo crítico, sin propaganda no hay ventas. En propaganda hay que invertir todo el dinero posible en un mundo globalizado como es el nuestro. Pero con una buena propaganda puedes vender mucho, el mercado es amplísimo.
Bien, pues esta mañana de lluvia fina, constante, tiene su belleza. Mañana de sábado, callada, recogida, ideal para andar por las calles vacías y refugiarse luego en una cafetería donde tomar un “cafelito” caliente compartido con alguien a ser posible. Y si no es posible, contemplar a la gente, a las “hermosas gentes”, como decía el poeta.

3 comentarios:

  1. Yo, hasta hace poco, he renegado de esta magica ventana. Hoy es, casi, mi unica ventana de salida y entrada.

    Saludos señor Mario.

    ResponderEliminar
  2. Hola señorita Maile. Gracias por tu comentario. De todas formas, no estoy de acuerdo con que te limites demasiado a esta ventanita. Esta ventana es solo un elemento más de nuestra vida; es bueno respirar el aire libre y tratar a las personas "reales", como digo yo. Porque no debemos olvidar que este mundo de la informática y las comunicaciones es lo que se llama "realidad virtual". Las personas reales siguen siendo las de carne y hueso, aunque también es verdad que a veces conocemos más a la gente por sus escritos que por su mismo trato. En fin, las dos coss pueden ser buenas. Saludos, Maile :)

    ResponderEliminar
  3. Así vamos a estar, cada día con el culo un poco más gordo de tanta pantalla. Es muy interesante todo lo que se puede hacer, ¡desde luego! yo de hecho trabajo con uno así que como soy bastante adicta intento mover un poco el esqueleto en mi tiempo libre... beso

    ResponderEliminar