jueves, 29 de julio de 2010

Estación Termini


A propósito de las despedidas. He visto una película evidentemente buena: “Estación Termini”. El título me sonaba, claro está, pero creo que no la había visto. En ella trabaja Montgomery Clift, chico guapo y buen actor, y la no menos guapa y buena actriz Jennifer Jones. Es curioso que toda la película se desarrolla en una estación de tren, sin salir de ella, la que supongo que será famosa estación Termini de Roma. Toda la película cuenta una despedida, una despedida tremenda, larga, interminable, definitiva, dolorosa. Es el fin de un amor que solo duró tres semanas. Sí, la película te hace sufrir porque te llegas a identificar con los personajes, personas por otra parte nobles, profundamente humanas. Es un conflicto, un conflicto moral y sentimental. Es una película sin duda seria, de las buenas. De las de antes. 
Pues a propósito de las despedidas estuve pensando que toda la vida nos la pasamos despidiéndonos: personas que han desfilado por nuestra vida, a quienes hemos conocido un instante o durante años, pero que al fin desaparecen, o porque se van, o porque nos vamos. Es doloroso, pero yo no sé si puede ser de otra forma. Porque como decía el poeta: “...pero lo nuestro es pasar, / pasar haciendo caminos,/ caminos sobre la mar”. Todo es un llegar para irse, un conocerse para despedirse... Pero así es el tiempo, nuestra condición, fugaz, pasajera. Somos eternos pasajeros. Todas esas personas maravillosas que has dejado atrás, que has conocido aquí o allá, a veces solo por unos momentos, o por unos días, en el avión, en el tren o el barco, en aquella excursión, en un teatro, en una cafetería, las de tus años infantiles, las de tus años de estudios,... No podemos retener nada. No nos está permitido. Nada nos pertenece tampoco. No tenemos derecho de propiedad sobre nadie, ni sobre nada. 
En fin, a mí me parece tener una salida para esta “angustia existencial”, pero no es fácil de explicar. Y a veces, es mejor no pensar demasiado en estos temas, no vayan a saltársenos las lágrimas. Ya lo dice la canción: “que las rondas no son buenas, que hacen daño, que se acaba por llorar...”
Bueno, hoy me ha dado por la vena sentimental. Debe ser el día. A ver si escribo otro cuento.

8 comentarios:

  1. Como las de antes...estaría bien verla...son las que más me gustan.
    Saludos, espero leer pronto tu cuento :)

    ResponderEliminar
  2. ¡ay esos dias! Esos en los que las lagrimas parecen lo mas necesario de este mundo.
    Yo siempre lloro con peliculas como esta... y no me importa. Dicen que las lagrimas ensanchan el alma y limpian los lagrimales.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Su. Pues esa película no aparece en esas páginas de películas online (las dos que tengo yo). Pero seguro que anda por ahí en vídeo. Me impresionó un poco la historia de Montgomery Clift, que puedes leer en internet. Lo digo porque me cae muy bien el actor. Pues el próximo cuento...a ver. Lo más difícil de los cuentos es el final. Bueno, gracias por tu comentario. :)

    ResponderEliminar
  4. Hola, Maile. Yo también he oído decir que es bueno llorar. Yo lo hago a escondidas, ya sabes, por aquello de que "los hombres no lloran". Cuando los hombres lloran en público, malo, la cosa tiene que estar muy mal... Pero se puede llorar simplemente de emoción...y como quien dice, en privado. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Los sentimientos, no entienden de sexos y siempre se expresan de la misma forma, si hay hombre que se jacte de no haber llorado nunca, miente. No existe el tiempo es una invención del hombre. Por lo tanto no hay despedidas si quedan recuerdos.
    ¡Vaya, también hoy me tocó a mí la vena filosófica! Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Eso me parece interesante, eso de que no existe el tiempo... La verdad es que la "presencia" de la persona está por encima del tiempo y del espacio. Y no solo existen los recuerdos, hay también otras formas de "conectar"...me parece a mí. En fin, esto nos llevaría muy lejos. A ver si en el próximo cuento...;-)

    ResponderEliminar
  7. He echado en falta este blog, durante mis vacaciones.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Te agradezco mucho tu comentario. Siempre le animan a uno estas cosas. Espero que lo hayas pasado bien en tus vacaciones. ¡Bienvenida!

    ResponderEliminar