lunes, 21 de junio de 2010

El encanto de la guitarra



Esto de la guitarra tiene algo: Estarellas tocando Alfonsina y el Mar, y Ana Vidovic, la asombrosa y bella guitarrista croata. Vidovic y otros también Valses venezolanos Recomiendo a todos los amantes de la buena música de guitarra estos enlaces de You Tube que nos permiten no solo gozar de la guitarra, sino también verlos a ellos y a ellas. Yo los escucho con auriculares, me he acostumbrado ya a ello, enchufándolos directamente al ordenador, no a los altavoces. Se gana en nitidez y potencia y además no molestamos a nadie. Pues la guitarra tiene matices que son inimitables en otros intrumentos, como los arrastres y los ligados, por ejemplo. Son los que le dan esa ternura especial, esa expresividad, esa pasión. Otra cosa que me llama la atención es la postura actual del guitarrista clásico con el taburete para la pierna izquierda muy alto y el mástil también muy empinado. Se decía antes que la cabecera del mástil no debe soprepasar la altura del hombro izquierdo; pues bien, actualmente sí que la soprepasa. La postura es muy importante para la manera de pulsar las cuerdas, sobre todo de la mano derecha, que en realidad es la que da calidad y sonoridad a las notas, aunque otros efectos como los arrastres, los picados, los ligados y armónicos, dependen de la mano izquierda. Bueno, también depende de la mano izquierda la prolongación y vibración de la nota, un poco como en el violín. Yo no tuve en mi vida más que un profesor de guitarra. Llevaba años tocando a mi manera y creía que lo hacía más o menos decentemente. Cuando me presenté ante él me mandó tocar. Lo primero que me dijo es que "no sabía pulsar con los dedos de la mano derecha". Esta es al primera lección importantísima: pulsar apoyando en la cuerda siguiente, con potencia, con la yema, no solo con la uña, notas claras, bien definidas... Así que estuvimos como dos meses haciendo escalas cromáticas y diatónicas en todos los tonos. Por ahí se empieza. Luego, claro, hay que seguir. Es lo que yo no acerté a hacer...

6 comentarios:

  1. A mi de pequeña también me gustaba la guitarra pero mis padres no podían pagarme clases así que aprendía de las canciones de misa en el cole, como te imaginarás no avancé mucho.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, menuda cabecera le has puesto al blog, es expléndida. Ya veo que sigues haciendo cambios, muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Hola Su, pues sí esa cabecera... pero me parece que es demasiado grande. No sé si reduciendo la foto se podrá arreglar. Ya probaré. La foto es de un lugar de Oviedo que a mí me gusta especialmente: La plaza de Riego. La guitarra la he arrastrado conmigo toda la vida. Nunca logré ir demasiado lejos. Pero por lo menos sé por donde se va. :-)

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, ¿sigues tocando con la guitarra por lo menos las canciones de misa? Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Perdona mi intromisión, entre en tu blog y me gusto. Te seguiré leyendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Encantado, Marisa. Ya sabes que admiro mucho el tuyo, esta Asturias del alma...

    ResponderEliminar