lunes, 24 de mayo de 2010

Sabrina


Pues hablando de películas: Sabrina. Así, a secas. Mejor que “Sabrina (y sus amores)” como aquí en España se la ha titulado. Claro, como hay dos películas, la de Audrey Hepburn y la de Harrison Ford, pues a lo mejor lo hicieron por eso. Pero me sigue pareciendo una estupidez ese título. Yo la primitiva no la conozco todavía – dicen que es una obra maestra -, pero esta creo que la he visto tres veces. Es una hermosa historia. Un poco la historia de la Cenicienta: la hija del chófer, una encantadora criatura, que habla francés y ha estado en París, una pobre soñadora, enamorada del play-boy de la familia, y, por otra parte, el hermano mayor, serio, impenitente trabajador, pero solitario y un tanto amargado. Hay enredo, planes oscuros, sorpresas, hasta el mismo final de la película. Una buena película, magníficamente interpretada por Harrison Ford y Julia Ormond y dirigida por Sydney Pollack. Pues ¿qué fue lo que más me gustó? Quizás la interpretación de Harrison Ford, los primeros planos de su rostro, el complejo proceso psicológico que iban reflejando y que constituyen en definitiva la historia que se cuenta: Cómo un hombre que no vive más que para el trabajo y el dinero acaba encontrando la vida, el amor y la libertad gracias a aquella chiquilla inocente que se cruza en su camino. Pues nada: Sabrina. La película tiene muchos méritos, sobre todo de fotografía, me parece a mí. Son cosas en las que uno casi no cae en la cuenta. Otro mérito debe ser la música de fondo, y creo que obtuvo una nominación o algo así, pero esta vez se me ha escapado. Tendré que verla por cuarta vez.

2 comentarios:

  1. Reconozco que no he visto la película, pero me ha "picado" la curiosidad. Sí, tendré que verla.
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Seguramente te gustará :) Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar