sábado, 29 de mayo de 2010

La Isla de los Caballeros

Terminada la lectura de La Isla de los Caballeros, novela escrita por Toni Morrison en 1981. Resulta que el tal Toni es una mujer (es un pseudónimo), y nada menos que premio Nobel de literatura 1993. Pues yo no lo sabía. Bueno, hay tantas cosas que no sé...
La novelita esta no es que me alucine, pero debe ser buena y me hizo pensar un poco en esto de la “técnica de la novela”. Sucede como en el cine; hay por debajo de lo que vemos, una técnica compleja, que solo perciben los entendidos o la gente del oficio. Los que no somos entendidos ni gente del oficio más o menos la barruntamos. Es decir, ¿cómo se construye una novela? Podemos ver, por ejemplo, que se utilizan varias líneas narrativas, que en algún momento se funden, que hay con frecuencia presentaciones retrospectivas a través de recuerdos o relatos dentro de la novela, que hay interrupciones, que luego son retomadas más adelante; luego está la caracterización de los personajes, su introducción y presentación, las descripciones de espacios, lugares, objetos, casas, vestidos, paisajes,... Hay varias formas de narrar, como alguien que cuenta desde fuera o desde dentro de la propia narracción... El tema no puede ser más complejo, y yo creo que es realmente difícil. Seguro que en las universidades lo tienen machacado, pero los profanos solo podemos más o menos, como decía antes, barruntarlo. Yo creo que se puede ser un buen escritor en el sentido puramente literario, estilístico, de dominio del lenguaje, etc,, y, sin embargo, no ser un buen novelista, porque no se domina la técnica. Podemos adrmirar una página de una novela, y, sin embargo, no aguantar la narracción entera, porque resulta lenta, demasiado profusa en detalles, porque no mantiene el interés, ni te sorprende, o no tiene valores humanos, etc.
Pues esta novela a la que me refiero, se ve enseguida que está escrita por una mujer. Se ve en los detalles, por su profusión, y por el tema de los mismos, como el de preparar una comida o describir un atuendo. También se nota en el asunto que la novela trata, asuntos de hijos y familia, etc. En ella se presenta el problema racial de los negros en EEUU y se reflexiona sobre la conciencia que estos tienen de sí mismos. Lo que es de lo más extraño es el final. Yo, francamente, no lo entiendo. Además queda todo como en el aire, como un retazo de la vida misma de los personajes. Pues será una técnica nueva de hacer novela quizás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada