miércoles, 21 de abril de 2010

Las matemáticas fuente de salud

Pues esto de escribir en un blog no sabemos si sirve para algo, como no sea para entretenerse uno mismo. Bien, pues puestos a hablar de cualquier cosa, te cuento una de mis últimas experiencias. Me hablaron hace unos días de un señor de aquí de Oviedo que ha cumplido 104 años. Yo lo conozco y lo saludé no hace mucho. Estaba perfectamente, tanto físicamente como de facultades mentales. Había conocido a mi padre y me habló de él con toda precisión y detalle. Yo no salía de mi admiración. Luego me contaron que este señor hacía, por supuesto, una vida muy ordenada y, cosa curiosa, para mantener vivas sus facultades mentales hacía un problema de álgebra todas las mañanas. Eso me hizo gracia. Él es ingeniero de minas, así que tendrá facilidad y gusto para las matemáticas. Yo siempre he defendido que no hay entretenimiento más grande y sustancioso que las matemáticas. Pues imitando a este señor y para ver si llego a su misma edad, me he dedicado estos días a las matemáticas - bueno, ya lo venía haciendo -. Las matemáticas que yo practico generalmente no son muy elevadas. Son los problemas "de toda la vida" en que se trata de plantear una ecuación o un sistema y resolverlo. Es divertido y tienes la satisfacción de conseguir resolver un problema tras otro. Son aquellos problemas con los cuales además yo tengo cuentas pendientes, porque de niño no pude con ellos, o no me enseñaron - no me "aprendieron", como decimos en Asturias, debidamente -, problemas de mezclas, de tiempos de trabajo, de intereses y capitales, de edades y números, de móviles, etc. Están también los puramente aritméticos, que para mí fueron un calvario en la infancia, porque no nos enseñaban más que las reglas, y no captábamos los conceptos. Ahora la aritmética me parece divertidísima y creo que por primera vez, a mi edad, estoy empezando a comprenderla. Entre otras conclusiones he llegado a sospechar que "todo es contar", para adelante y para atrás, y con los únicos números que nos enseñaron en la escuela. ¿Quién fue el que dijo: "Dios creó los números naturales y los hombres todo lo demás"?. La frase, según acabo de ver, es de Leopold Kronecker, matemático del siglo XIX, pero es también el título de un libro de Stephen Hawking, que leeré cuando tenga tiempo. Así que nada de sudokus ni crucigramas, sino, por ejemplo, "Hallar el número de litros de alcohol puro que se deben añadir a 10 litros de una solución al 15% para obtener una solución al 20%. Los tantos por ciento son en volumen". Hasta  podíamos formar aquí un club de adictos a la "problemática", con problemas diarios, como desafíos para jubilados y veteranos, con distintos niveles, etc. Nos lo íbamos a pasar bien. Si alguien se apunta que me mande un comentario. Yo estoy deseando emplear mi tiempo libre en algo así. Problemas tenemos a manta, gracias a Dios. Y nada..."Dos grifos llenan un depósito en 10 y 15 minutos, respectivamente..."

2 comentarios:

  1. No han nada mejor para mantenerse joven que mover la cabeza y seguir aprendiendo. A mi las matemáticas nunca me han gustado, soy nula. Que suerte tienes de poder disfrutar con ellas. Beso

    ResponderEliminar
  2. Pues anímate. Seguro que te servirán en tu trabajo.¿No has oído hablar de los fractales? :) Gracias por tu comentario. Mario.

    ResponderEliminar