viernes, 5 de marzo de 2010

Reflexiones de un internauta


Pues qué podemos contar hoy. Quizás todas las cosas tienen su boom en una determinada época, y luego decaen. A mí esto de internet, de "navegar" por internet, cada vez me parece más aburrido. Empiezo a pensar que a lo más a que puede aspirar internet es a resultar simplemente útil. Y esto significa que cuando buscas una cosa simplemente consultas internet, casi como el que consulta las páginas amarillas, porque además internet cada vez se parece más a las páginas amarillas. Se está convirtiendo en lo que eufemísticamente se llama en la radio "guía comercial", por no llamarla descarada propaganda. Todo el mundo se anuncia en internet y ofrece sus mercancías. Pero además, por lo menos en España, no acabamos de acostumbrarnos a eso de comprar por internet. Los únicos, por otra parte, que parece que ofrecen más o menos gratis sus productos son los del software, aunque tampoco lo entiendo del todo. Hay también mucha gente que colabora, al parecer desinteresadamente, con sus tutoriales y otros trabajos. La verdad es que internet es una mina de información, pero tampoco muy extensa. Nunca se podrán comparar los artículos de internet con los libros. Yo soy amigo y partidario decidido de los libros y creo que ningún otro sistema los va a poder sustituir nunca. Además resulta mucho más cómodo y placentero el libro que la pantalla, y se lee mucho más de prisa. Ahora estamos deslumbrados por este medio y, evidentemente, algo nuevo y positivo traerá al mundo. El hecho de que yo esté aquí expresando mis opiniones sin que nadie me lo prohiba y sin que me cueste un duro es un hecho positivo. Millones de personas están haciendo lo mismo. Pero me temo que con el tiempo nos acostumbraremos a esto, e internet se convertirá en un medio más de nuestra cultura, ni más ni menos importante que el teléfono, la radio, los periódicos o la televisión. Un medio simplemente útil. Quizás hemos de empezar a separar también el ordenador de internet. Para muchos son la misma cosa, pero yo creo que no. A mí cada vez me gusta más trabajar simplemente solo con el ordenador, o entretenerme o aprender, sin necesidad de estar enchufado a internet. Eso sí, cuando lo necesito, pero solo en ocasiones puntuales, quiero poder estar conectado a internet, pero como el que descuelga el teléfono para hacer una llamada, que no puede dejar de hacer. Pues esa fotografía corresponde a otro de los perros que nos saludaron camino de Pedroveya, hermosos y nobles animales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada