viernes, 19 de marzo de 2010

El ordenata y los programas


Pues la abundancia de comentarios es como para animarle a uno. ¿Leerá alguien este blog? Además de Su, claro. Bueno, ¿qué más da? A mí me basta seguir disfrutando de este extraordinario coro y entreteniéndome con mis programitas. Pues esto de la programación llega a ser una especie de droga, pero una droga buena. Es como un constante desafío; superando problemas al mismo tiempo que vas aprendiendo. No sé si hay un entretenimiento mayor. Claro, son pruebas de inteligencia. Esto no es como matar marcianitos. Lo bueno que tiene el C es que trabaja a nivel bastante básico, trabaja con bits y con bytes, y con posiciones de memoria. Esto lo hace más atractivo que otros lenguajes de más alto nivel. Simplemente, el cargar unos datos de tipo cadena, carácter a carácter, en una tabla indexada lleva su trabajito. No es como en Basic que lo solucionabas enseguida con el INPUT y el PRINT. Para no hablar del Visual Basic, donde eso ya no se puede llamar programación siquiera, pues basta escribirlo en la pantalla como estoy haciendo yo ahora mismo. Claro que si vamos a lo práctico... Pero lo "práctico" es lo que menos interés tiene. Hay quienes dicen que el ordenata no es para ellos más que un medio de trabajo. Me parece muy bien; pero que entonces no digan que saben algo de informática, porque usar simplemente el ordenador requiere poca más ciencia y conocimiento que darle al interruptor de la luz o al botón de la lavadora. Esta es la misma diferencia que existe entre el que simplemente conduce y el que además sabe de mecánica. Sí, hay que "amar" la maquinita. Además la lógica de la máquina es implacable. Siempre tiene razón. Hay que fastidiarse. Si no funciona, es porque no puede funcionar. Y no le des vueltas. No sirve de nada enfadarse. Es una buena educación moral. Nos enseña a ser racionales y objetivos. Y a tener paciencia. A ver si algún día somos capaces de tratar a las personas de la misma manera: a escuchar, atender y procurar solucionar los problemas sin subirnos por las paredes.
En la imagen un árbol del Parque Purificación Tomás. Es mi parque preferido.

2 comentarios:

  1. Hola Mario, ya veo que estas abrumado con tanto comentario, jajaja, ¡¡como yo!! bueno, lo importante es que te sirve para ir aprendiendo y eso es lo más importante. Besos y a seguir adelante!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Su. No sé si serás la única que lee mis posts, porque la doctora aquella, la del Diario de una doctora, nunca más apareció y su blog permanece inactivo. A ver si se marchó a Haití, porque ella era dominicana. Bueno, tú tampoco escribes mucho. Claro, tendrás que trabajar. A seguir, y a darte una vuelta por el "paraíso"...:)

    ResponderEliminar