jueves, 4 de febrero de 2010

Sobre el cerebro y el C

Pues a propósito del cerebro me parece interesante el post sobre Carlos Lois.
Sólo tienes que pinchar en el nombre para saltar ahí. Es uno de los posts de Un Blog de Lujo, una dirección recomendable.
Pues nada, aquí seguimos peleando otra vez con el lenguaje C. Yo soy de los veteranos del Basic, que luego hicimos nuestros escarceos con el Pascal y el C. Luego, cuando estos lenguajes se "modularizaron" tanto, se hicieron "visuales" y, en resumidas cuentas, se hicieron por un lado fáciles, y por otro complicados y antipáticos, con todo aquello de "orientados a objetos" y todas esas martingalas, pues se nos cayeron de las manos; por lo menos a mí. Pero curiosamente el C se sigue trabajando hoy día en su estilo más tradicional y presentándose en libros recientemente editados, al más puro estilo de los años ochenta. Pues esto es lo mío. Programar es entretenido, progresivo, "gratificante", por lo menos cuando te funciona al fin el programita que con tantos sufrimientos lograste dar a luz. Porque, claro, ya sabemos, que cada triunfo te cuesta unas cuantas bofetadas. Ahora no le encaja el tipo de variable, luego le falta no sé qué, a continuación te da un error cuyo significado es inexcrutable, ahora te da un resultado absolutamente extraño. Ya sabemos, hacen falta grandes dosis de paciencia. Pero vas aprendiendo algo. Que para qué sirve esto. Pues no sé, probablemente para nada. O mejor, podemos responder con aquello de "¿para qué sirve un recién nacido?". A lo mejor, algún día podemos hacer un programa que resulte útil y que no esté hecho ya por alguien, lo cual me parece de todos modos bien difícil. Al menos en mi caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario