martes, 26 de enero de 2010

Estar al hilo




Hoy hice una experiencia nueva e inesperada. Si buscas en el Google "elcantodelmirlo", aparece inmediatamente, como tercera o cuarta referencia, lo cual quiere decir que hasta soy importante. Pero lo más divertido es pulsar en lo de "translate this page"; entonces te lees a tí mismo en inglés. Aunque yo no sé mucho de inglés, me da la impresión de que la traducción es bastante buena, vamos, que parece que corre en inglés, con frases con buen sentido. Claro, hay expresiones que te sorprenden. Por ejemplo, donde yo digo "el concierto para flauta, arpa y orquesta de Mozart" traduce "el concierto para flauta, arpa y la orquesta de Mozart". Luego los diminutivos no los traduce nunca, no los reconoce: caminito, aparatito, cacharrito,... los deja tal cual. Lo de "respondióle", "inclinose", etc. tampoco. O sea que cuando encuentra una palabra que no tiene en su diccionario la deja ahí tal como está. Naturalmente, lo de los pronombres "él, ella, ello" tampoco queda nunca claro. Pero, vamos, en general, me asombra que para ser una traducción de máquina la cosa se exprese tan bien. Digo yo que puede ser una buena manera de avanzar en las traducciones: primero se le deja a la máquina que traduzca a toda pastilla, y luego se matizan las frases, se corrigen algunas expresiones. Supongo que los que se dedican a traducir ya habrán pensado en ello. Porque el arte de traducir es un verdadero arte, que exige conocer bien los dos idiomas, y hasta ser un poco escritor, es decir, conocer bastante a fondo la estructura del lenguaje en general. Lo que haría falta, de todos modos, es conocer la opinión de los "nativos". ¿Cómo les sonarán estas traducciones? Yo a veces hice la experiencia de mandar traducir algunas páginas del inglés y, la verdad, creo que las entendía antes y mejor en inglés que en español. Pero no hay que desesperar, estoy seguro que dentro de poco esto progresará gracias a programas muy poderosos, con grandes bases de datos, no solo a base de simples diccionarios. Y no es esta una mala noticia para los traductores profesionales, porque el retoque y el control final del experto seguirán siendo siempre imprescindibles. Solo que ahorrarán mucho tiempo. Y donde antes eran necesarios tres traductores, después emplearán a uno solo. Pero ¿llegaremos a eso en "un futuro previsible"?. ¿Cuántos años hace que estamos empeñados en el reconocimiento de la voz, o en el escaneo de textos, que luego puedan ser corregidos o tratados? Hay cosas que parece que no avanzan. Hemos avanzado mucho en el tratamiento de imágenes, o en comunicaciones, me parece a mí; algo que hace 25 años nos parecía maravilloso, pero en otros campos yo no lo veo tan claro. A lo mejor no estoy muy al hilo. Por ejemplo, ¿cómo se dice en inglés esto de "estar al hilo" o "al loro"?
Por cierto, esa foto de ahí arriba corresponde a Cortes, precioso pueblecito del concejo de Quirós, patria de nuestro San Melchor de Quirós, dominico martirizado en Vietnam en el siglo XIX. Detrás se atisba Peña Rueda, que suele estar nevada buena parte del año, pues pasa de los 2000 metros. Y un poco detrás está el macizo de Ubiña. Pero eso son palabras mayores. Para otro día.

2 comentarios:

  1. Si los sistemas de traducción automática se perfeccionan, entonces mis padres se quedarían sin trabajo! Mejor que sigan así!

    Las traducciones automáticas siempre suenan un poco ortopédicas y secas. Puede que se entienda el significado, pero no le hacen justicia a la otra lengua. Y por supuesto traducir literatura así sería una gran pérdida, no?
    Muchas veces me han dado ganas de aprender una lengua sólo para leer a un autor en versión original, como Chéjov.

    "Estar al hilo" se podría traducir "to be aware of", o "to be in the know". Y por cierto, si escribes en Google " "Estar al hilo" " también sale este blog la cuarta o quinta entrada!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anna. Gracias por tu comentario. Como siempre, tus comentarios me parecen muy atinados. Lo de la maquinita para traducir yo la había pensado para aliviar un poco el trabajo de los traductores. Tus padres no creo que perdieran el oficio, porque son de los buenos...
    Eso de que las traducciones automáticas suenan un poco ortopédicas me parece una frase feliz. Sí, asi lo creo yo también, aparte de que se prestan a errores muy gordos.
    A Chéjov solo lo conozco un poco, por unos cuentos que leí hace algún tiempo, y sí, me pareció un escritor "poderoso". Lo ideal sería leerlo en ruso, supongo, como a sus otros compatriotas, Dostoieski, Tolstoi,...
    En todo caso creo que la poesía no se puede traducir, porque se pierden elementos esenciales, como el ritmo, la rima, y la "resonancia" de la palabra original. La buena literatura solo se gusta en el idioma en que fue escrita. Bueno, Anna, un abrazo.

    ResponderEliminar