viernes, 1 de enero de 2010

Año nuevo...vida continuada - eso si es buena -


Año Nuevo. Un año más. Cada año es una incógnita. Y uno ya no estrena años sin un cierto temor. Hay años en que suceden cosas. Luego ya perdemos la cuenta. Años y más años. 2010. No es capicúa. Tampoco es bisiesto. ¿Que cómo lo sé? Pues muy fácil...: Mirando un calendario.:-)) Hay otra manera, que es dividir por 4 el año. Si es divisible, entonces es bisiesto. Por ejemplo, el 2012 será bisiesto. En algunos casos es divisible por 400; entonces también es bisiesto. Estos son inventos para que el tiempo no se nos desmande, porque el año no tiene exactamente 365 días, sino 365 días más algunas horas; creo que son 5. De aquí que si de vez en cuando no hacemos una pequeña corrección, el año y los días y las estaciones y todo el tinglado se nos iría desfasando. Aun así, parece que este invento de los años bisiestos no corrige enteramente la cosa.
Además no sé dónde leí que debido al constante "rozamiento" de las mareas, con tanto flujo y reflujo, la rotación de la Tierra se va retardando. O sea que los días se van haciendo más largos. "Todo puede ser, amigo Sancho" - respondió Don Quijote. A mí se me hacen cada vez más cortos. No sé, debe ser una cosa psicológica. No me gusta cumplir años, ni siquiera cumplir días. Además es posible que las siestas se me hagan cada día más largas. De ahí el problema.
Pues los romanos, según parece, ajustaban el año de otra manera: el año tenía 12 meses de 30 días. Luego tenía 360 días. Entonces tenían 5 días que no contaban, ni para delitos, ni para deudas, ni para nada. Cinco días libres que dedicaban a "fiesta tras fiesta". Eran las Saturnales; fiestas de desmadre. Parece que en estos tiempos hemos heredado algo de aquello.
En fin, estamos en el 2010, pero yo no he notado nada especial, me parece un día cualquiera más. Bueno, cualquiera no. Porque hoy celebramos la festividad de Santa María, Madre de Dios. Que ¿cómo lo sé? Pues porque he ido a misa, claro. ¿Tú no vas a misa? ¿No? ¿Y no te da vergüenza? Hay gente a la que no le da vergüenza nada. Prefieren seguir celebrando las Saturnales.
Pues esa hermosa imagen que está ahí tiene más de 4 megas, pero a Google no le asusta nada. Se la ha tragado como si tal cosa. Es un cuadro de Filippo Lippi. Lo he escaneado de una revista, cogiendo solo el detalle de la cara de la Virgen, porque si no, con JPG y todo me salían 16 megas. Pues un año por estrenar. Bueno para hacer propósitos, buenos propósitos y cumplirlos, claro. Dicen que el hombre - y la mujer más - gracias a los lóbulos frontales - lóbulos, no óvulos - es capaz de prevenir y programar, algo que no son capaces de hacer los animales, al menos que se sepa. Es decir, pensar en el futuro, pero, claro, con optimismo, para hacer cosas, construir casas y puentes, componer sinfonías, pintar cuadros, traer hijos al mundo,...y ganar dinero, claro, una vez hayamos salido de la crisis, que nos dice Zapatero que ya estamos casi a punto. Porque pensar en el futuro para preocuparse es insano. Hay quienes dicen que lo único positivo es pensar en lo que estás haciendo en cada momento. También puede ser, amigo Sancho. Pues nada, ¡FELIZ AÑO 2010!, AMIGOS. :-))

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada