miércoles, 2 de diciembre de 2009

Reflexiones de un bloggero

Pues qué te voy a contar. La verdad es que sostengo este blog casi nada más que porque me permite aprender algo, porque lectores no sé si habrá muchos. El contador parece que se mueve algo, pero gran parte de lo que se mueve es porque yo mismo entro a ver si hay algún comentario. Y comentarios cero. Bueno, esto viene a ser como los soliloquios de no sé quién, ¿de San Agustín?; pues, quizás. Es como escribir en un diario, pero no íntimo, desde luego, porque mis intimidades no las traigo yo a ningún blog por restringido que sea. Pero aprender sí. Por ejemplo, he aprendido que hay cantidad de "gadgets", casi en número incontable, que pueden hacer muchas cosas; así, he puesto ahí una ventanita para ver el tiempo que hace en todo el mundo, o las noticias del mundo de la informática, o el mismo contador que he instalado ahí. Claro, un blog es visitado si eres famoso - yo no lo soy, desde luego - o si visitas otros blogs y dejas por ahí la dirección del tuyo, lo cual está bien. Yo solo visito algunos, porque la mayoría - la verdad - no me interesan nada. Pero sí hay algunos muy buenos. Esto es como todo, como cuando quieres encontrar algo bueno, bonito y barato: tienes que "patear" muchas tiendas. Otra opción es hacer un blog "especializado", como el de "Ovetum" que cito yo por ahí. Lo haces, y lo haces bien y "ahí queda eso". En principio no tienes por qué actualizarlo, porque "lo escrito escrito está" y sirve para siempre. También en eso he pensado yo. Quizás cualquier día lo haga, pero, claro, eso exige que tú sepas mucho sobre algo, de tal modo que pueda servir como referencia, porque, como me decía alguien, "todo está ya escrito". Sí, claro, escrito en alguna parte, pero vete tú a saber dónde. Mi vida no creo que le interese prácticamente a nadie, y me parece normal. Ya no estoy en edad de buscar "ligues", ni estaría bien que lo hiciera. Amigos sí. Pero yo pienso que los amigos se adquieren generalmente por afinidad de intereses, de aficiones, de ideas. Y para ser amigo de alguien en este sentido tienes que ser capaz de darle algo. Las amistades cuestan, no solo tiempo, sino aun dinero. A no ser que seas un "proverbio" - como decía aquel - o un sabio, o muy gracioso, que también eso se cotiza. Hay gente que te dice que se rie mucho contigo y que por eso te invitan a volver. Como si fueras un bufón. En fin, el mundo "ye asina" y "las cosas como son". Y por hoy ya está bien de filosofar.

5 comentarios:

  1. GRacias por el comentario, este post en particular me ha gustado mucho. Jejeje, creia que era la unica que entraba una y otra vez a su blog a ver si otra persona habia entrado o dejado un comment; la verdad es que uno debe dejarse inspirar y escribir lo que quiera, los agraciados seran los que lo lean :D

    Muy amable el ponerme en tu lista de blogs, tendre la misma cortesia contigo. Cuidate!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, doctora, porque tu nombre es difícill de pronunciar. :)

    ResponderEliminar
  3. Mario,.. yo también te voy a poner en mi lista a ver si te animas un poco... de todas formas la gente en general no pone casi ningún comentario, lo interesante es que te linkee cuanta más gente mejor. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Su. En fin, el que no llora... Pues como no trabajo mucho esto de los blogs, no sabía eso del linkaje. Sí, creo que es el camino: Crear comunidades de bloggeros e intercomunicarse. Ça va... ¿Se dice así? Ya averigüé eso de "Gero arte". Gero arte, pues... Mario.

    ResponderEliminar
  5. Yyo llego aqui por entrar tu alguna vez en el mio y hoy al verte en la lista y que no me visitas me dije ire yo no sea cosa que este chico haya estado enfermo y yo sin saber nada ni le visito para preguntar...pues hoy aqui queda eso,o vienes o ya volvere para saber algo de ti.el texto me ha gustado mucho
    un beso Marina

    ResponderEliminar