miércoles, 9 de diciembre de 2009

El niño del pijama a rayas



Pues ya que ahora me ha dado por el cine, voy a contar algo de mis últimas aventuras en este campo. Ví la película del "Niño del pijama a rayas". Dicen que es mejor incluso que el libro. No sé. De todas formas, es fiel al libro hasta en sus menores detalles. En este caso es posible, porque el libro es pequeñito y se lee casi en el mismo tiempo que dura la película. La película me pareció francamente buena, muy bien interpretada, especialmente por el niño, lo cual es sorprendente para un niño tan pequeño. Me refiero a Bruno, porque el otro niño no tiene un papel tan destacado; también lo hacen muy bien sus padres, especialmente la madre, que me parece que se llama Elsa, muy alemán, y la niña, Gretel, más alemán todavía. Lo demás, especialmente el escenario, pues bien, sin ser demasiado tremendista, excepto al final, claro. El final es realmente sobrecogedor, con imágenes muy impactantes, como la que cierra la película, aquella puerta de hierro cerrada con dos pasadores, y el cuarto donde quedan los "pijamas" y las botas y calzado de los "sacrificados". Eso de sacrificados lo digo porque según el comandante del campo aquellas cosas se hacían "en aras del bien nacional", eran cosas "necesarias" - y el campo empezaba a ser muy "eficiente" - para el porvenir de la nación, de "la gran nación alemana ". Qué manera tan curiosa de discurrir. No, si lo digo yo siempre, si te empeñas, encuentras razones para todo. Pero yo sigo pensando que la persona, sus derechos fundamentales, como la vida - digo yo - y su libertad, están por encima de todo. Pero no vamos a repetir lo que sabemos todos y tántas veces hemos oído. Hubo otras películas de este mismo tema, que son de todos conocidas, y extraordinarias: La vida es bella, El Pianista, La lista de Schindler, etc. Yo creo que tenemos morbo con el tema del nazismo y los campos de concentración. Es verdad que aquello fueron barbaridades, que a mí se me hacen casi incomprensibles, pero también es verdad que esas barbaridades se han hecho en otros escenarios y no han sido tan traídas y llevadas. Por ejemplo, recomiendo el libro de Kapuściński Imperio, que se lee muy bien. Todos los libros de Ryszard Kapuściński se leen muy bien; a mí me gustó especialmente Ébano, que lo leí dos veces y lo voy a volver a leer. Pues nada,... El niño del Pijama a Rayas, un libro y una película especialmente notables por su inocencia y pureza en medio de tantos horrores. Ah, también ví películas de Western de los años treinta; deben ser las mismas que veíamos aquí unos años más tarde en aquellas sesiones infantiles de las tres de la tarde de los domingos, que tanto nos emocionaban, aquellas de "¡Hala, mocín", mientras John Wayne cabalgaba a toda velocidad para llegar a tiempo de liberar a la "mocina" y acabar con los malos. En fin, añoranzas...

3 comentarios:

  1. Interesante, ya que no conozco el libro, seria bueno verla ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, E?idic!ta. Creo que se puede bajar de Internet. A mí me la han pasado. Saludos. :)

    ResponderEliminar
  3. yo no leí el libro porque me dijeron que estaba sobrevalorado.... no sé; igual tengo que acabar leyéndolo y opinar por mí mismo. y sobre las películas, la lista de schindler me emocionó (me emociona cada vez que la re-veo), una obra maestra, pero el pianista me pareció (como película) muy inferior. y el personaje tocaba bien el piano y tenía mucha suerte, pero no me pareció que aportara mucho más...

    ResponderEliminar