lunes, 16 de noviembre de 2009

Palacio del marqués de Camposagrado


Ese palacio que se ve ahí es el llamado del marqués de Camposagrado. Un palacio sólido, bien construído, de piedra, con su bella fachada. Durante muchos años fue la Audiencia, como dijimos ya; ahora es el Tribunal Superior de Justicia. Pero estos destinos no  tienen nada que ver con lo que nos ocupa ahora, pues para mí no son más que buenas obras de arquitectura, casas sólidas, bellas, admirables, verdaderas obras de arte, en las que cada piedra, fue tallada, calculada y puesta en su lugar, como el que realiza un mueble o pinta un cuadro. ¡Cuánto trabajo anónimo hay acumulado en estas obras! Es posible, sin embargo, que la distribución interna sea un desastre, que se trate de edificios lóbregos, húmedos y oscuros, y, sobre todo, fríos. Sí, es posible. Y que cueste un dineral calentarlos. Pero, bueno, eso tampoco nos ocupa en este momento. Nosotros los admiramos desde fuera, que para eso fueron también seguramente construídos. Y, además, recordemos aquello de "solo lo inútil es necesario".

No hay comentarios:

Publicar un comentario