sábado, 24 de octubre de 2009

Sobre el origen del nombre de Oviedo


Pues a ver si me rehago de mi fracaso del último día. ¿De dónde viene la palabra "Oviedo"? En el libro de Casariego "Oviedo" se dan más de una docena de interpretaciones, algunas de chiste como la de "Ubi Edo", pero curiosamente no se habla de la que acabo de oir, que me parece más que plausible: Iovetanum. Probablemente en tiempos de Casariego no se había encontrado todavía. La primera vez que aparece escrito el nombre de Oviedo aparece como Ovetdao. A los que tenemos un cierto instinto para las etimologías de origen latino nos parece de perlas la teoría. Veamos: Iovetanum, Ovetanum, Ovetdao, Oveto, Oviedo. Esa terminación -ao, en la que algunos quieren ver hipotéticas raices célticas o incluso vascas, no es más que el final -a-um en -a-o, cosa que ocurrió generalmente en todas las palabras romances procedentes del latín. Según tengo entendido nuestras palabras castellanas proceden del acusativo, no del ablativo latino, de -um en -o. Además es de suponer que el lugar estaba más que romanizado después de 700 años. Más bien los extraños debían ser los visigodos que venían huyendo de los moros y que luego constituyeron la clase dominante. Por otra parte el lugar de Oviedo estaba en el cruce de dos importantes calzadas, una que venía de Grado hacia el Lucus asturum (Llanera), la de la Mesa, y otra la Via Carisa que venía de Ujo hacia Llanera y hacia Gijón. Y ¿qué significa Iovetanum? Pues evidentemente está relacionado con Júpiter y puede ser un templo, un ara o algún monumento dedicado el viejo dios de los romanos. O a lo mejor una villa, que consta que también hubo por aquí. O vete tú a saber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario