miércoles, 28 de octubre de 2009

Las hojas muertas


Pues sabiendo que tengo seguidores, que hay quienes dedican algunos minutos todos los días - o por lo menos, de vez en cuando - a mirar este blog, me vienen hasta ganas de escribir. Esta foto fue tomada esta misma mañana en el parque Purificación Tomás, mi parque preferido. Es muy romántica, como podemos ver, el otoño, las "hojas muertas" y todo eso. Aunque el día era plenamente veraniego todavía a estas alturas. Pero los árboles no se andan con tonterías. Ellos saben que estamos a fines de Octubre, sus "relojes internos" se lo indican claramente y que tienen que tirar sus hojas al suelo. Por cuatro días me perdí el estupendo color amarillo de este árbol. Son pecados que uno no se perdona en la vida. El "dulce otoño" está ahí. Vamos a aprovecharlo antes de que se nos acorte demasiado y lleguemos al puente de la Inmaculada. Otro día seguiremos con el tema de los palacios de Oviedo, que habíamos dejado inconcluso.

2 comentarios:

  1. lo del reloj interno de los árboles me lo preguntaba yo esta tarde: se me hacía raro pasear en manga corta, asado de calor, y a la vez ver árboles ya sin hojas. parece ser que de todos los factores que influyen en el comienzo del otoño (temperatura, humedad, lluvia, etc) el que más influye es que las noches se hacen laaaargas (y los días cortos) y los árboles esto lo nota, independientemente de la temperatura. el siguiente factor parece que es la temperatura fresca de la noche: calor durante el día -> fluye el azúcar en las hojas -> refresca por la noche y el azúcar se "fija" en las hojas. pero de todos modos ¿por qué esta teoría no funciona en todos los árboles, que algunos pasan al marrón directamente sin pasar por el amarillo o rojo o naranja? lo mejor es no pensar demasiado en el por qué, y disfrutar de los colores. y para no perdérselos, hay websites que te avisan: aquí te dan un mapa (de EEUU) diciendo si la zona esta "near peak", en "peak" o "past peak". http://www.weather.com/maps/activity/fallfoliage/index_large.html
    aquí en asturias no estamos tan modernizados, y no nos queda otra que salir y ver los árboles!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan por tu comentario. Sí, parece que lo que más influye en lo de las hojas y los brotes de primavera es la longitud del día y de la noche; son mecanismos físico-químicos que determinan la obstrucción de los vasos de la savia ascendente y descendente. El árbol "se echa a dormir" durante el largo invierno. Después despertará en primavera, cuando nuevamente las condiciones del medio le permitan funcionar. Pues visitaré esa dirección. Saludos. Mario

    ResponderEliminar