jueves, 20 de agosto de 2009

Méjico lindo

Pues sí. Ahora estamos "sufriendo" el verano tal cual. Es cierto que el cielo azul da alegría, pero estos calores... Solo sirven para meterse en el agua. Pues, releyendo por ahí historias. Decía un historiador que la desaparición de las civilizaciones americanas, en concreto de la mejicana, la azteca, es el único caso de desaparición violenta, repentina, en realidad de un año para otro. No estoy yo tan seguro de esa afirmación, porque tengo entendido que Nínive fue incendiada y arrasada, lo mismo que Hattussas, la capital de los hititas. Y nunca más volvieron a aparecer. Pero, bueno, es cierto que la civilización mejicana fue inmediatamente sustituída por la cristiana y española. Seguramente la conquista e invasión de América no fue nada modélica, y con la sensibilidad actual nos parece más bien lamentable. Pero me temo que todas las invasiones y conquistas de las que nos habla la historia fueron más o menos por el mismo estilo. Realmente que no es muy estimulante el estudiar estas cosas. También es verdad que el bien siempre estuvo mezclado con el mal. Y algo bueno resultó siempre de todas aquellas barbaridades. Desde luego, el mundo no está precisamente dirigido por sabios o santos. Pero ellos también existen, gracias a Dios, en todas partes.

6 comentarios:

  1. La conquista de México fue de lo más lamentable: un rosario de traiciones, desconfianzas... El tlatoani Moztezuma II Xoyocotzin abrió las puertas de Tenochtitlan y agasajó a los conquistadores con todos los honores. Éstos, a cambio, se comportaron de tal forma que despertaron el odio de los aztecas hacia su emperador y hacia los españoles, el cual se desbordó en la aciaga Noche Triste que acompañó al asesinato del tlatoani y provocó la venganza en forma del asedio y destrucción de Tenochtitlan.

    Los aztecas no eran santos; pero da pena que una civilización más avanzada que la europea, salvo en la tecnología militar, fuera destruida como lo fue. Si se hubieran podido recopilar todos los datos de las matemáticas y astronomía maya y azteca, habríamos ganado uno o dos siglos de desarrollo

    ResponderEliminar
  2. Ahora que caigo, se me olvidaba otro ejemplo de civilización destruida: Cartago por los romanos.

    ResponderEliminar
  3. No sé si te estás pasando, Enrique, con eso de civilización más avanzada. Lo que sí fue una pena que aquello desapareciese de repente y casi sin dejar huella. Me intriga lo del calendario maya. He empezado a estudiarlo y parece algo bien complicado. Y eso de que pudieran calcular la duración del año con más exactitud que nosotros me causa admiración. Gracias, Enrique por tus comentarios. :) Mario.

    ResponderEliminar
  4. Te recomiendo un libro: "El dios de la lluvia llora sobre México", de Laszlo Pasuth.

    En temas como minería, astronomía, ingeniería hidráulica, medicina, agricultura y matemáticas estaban muy, muy avanzados. Tenochtitlan fue llamada por Cortés "la Venecia del Nuevo Mundo"; y eran capaces de hacer operaciones quirúrgicas tales como extraer un coágulo cerebral, se ha demostrado mediante el estudio de cráneos operados. ¡Casi nada!

    Pero todo hay que decirlo: les perdía el tema de los sacrificios humanos (una auténtica salvajada); de hecho, por ellos, Cortés destruyó las ciudades, porque le daba horror ver las pirámides y lo que estás significaban. Una pena que "se salvaran" tan pocas; he estado en Teotihuacan, Tollan y Tzintzuntzan y no veas lo que impresionan.

    ResponderEliminar
  5. Te felicito, Enrique, por tus amplios conocimientos sobre este tema. Trataré de encontrar ese libro del que me hablas. Es cierto que estaban avanzados en algunos campos, pero en otros ciertamente estaban mucho más atrasados que la Europa cristiana. Te voy a citar un ejemplo, que parece insignificante: Al no conocer el arado se veían obligados a abandonar las ciudades cada cierto tiempo por el agotamiento de sus campos, como consta que hicieron los mayas. Tampoco poseían animales de carga y de tiro, ni siquiera la rueda. Hay cosas que parecen increíbles. Y, sin embargo, hay una cosa bien notable: No conocían el trigo ni el arroz, pero sí el algodón. Un enigma más para la historia. Bueno, saludos. :) Mario.

    ResponderEliminar
  6. No sabía lo del arado; y la verdad es que me ha sorprendido. ¡Qué contraste!! Es una civilización enigmática, de grandes luces y negras sombras...

    ResponderEliminar