jueves, 13 de agosto de 2009

De calles y muros


Pues éste es uno de tantos rincones que se pueden fotografiar. No está mal, me parece a mí. Fachadas en piedra, con sus balcones y mirador incluído, sus flores y su farol. Especialmente me gustan las sombras, que marcan casi el mediodía. Además estas fotografías están tomadas desde un ángulo adecuado para producir ese efecto de relieve o perspectiva. En fin, es el Oviedo viejo, inagotable para estas tomas. También depende del día. Ese era un día claro, soleado, de Agosto. Pues ¿qué te voy a contar?

La calle copiaba, con sombra en el muro,
el paso fantasma y el sueño maduro
de apuesto embozado, galán caballero:
espada tendida, calado sombrero...
La luna vertía su blanco soñar.


Como un laberinto mi sueño torcía
de calle en calleja. Mi sombra seguía
de aquel laberinto la sierpe encantada,
en pos de una oculta plazuela cerrada.
La luna lloraba su dulce blancor.


La casa y la clara ventana florida,
de blancos jazmines y nardos prendida,
más blancos que el blanco soñar de la luna...
(A. Machado)

No hay comentarios:

Publicar un comentario