domingo, 23 de agosto de 2009

Caminos de la mañana o de la tarde


Hay lugares y caminos en nuestras vidas que llegan a formar parte de nuestra historia y de nuestra identidad. Caminos a veces velados por la niebla. Caminos que llevan hacia alguna parte. Caminos que recorremos alguna fresca mañana de verano, con el alma tranquila, en libertad, sin pensar en nada, contemplando sencillamente los árboles y el camino que se extiende a nuestros pies para acogernos y conducirnos. Benditos caminos. Y que Dios bendiga a los que los abrieron y a los que los recorrieron. Recordamos a nuestro poeta:

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿a dónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
- La tarde cayendo está -.

7 comentarios:

  1. Precioso bosque! ¿Es un hayedo? Por curiosidad, ¿qué carretera es?

    ResponderEliminar
  2. Son castaños. Es una carreterita que ve de La Corrada (Soto del Barco) a una aldea llamada Arenas.

    ResponderEliminar
  3. Creo que reconozco ese camino (asfaltado no hace mucho) cerca de un cementerio :). El más agradable de toda la zona. Y ¡qué casualidad! el ÚNICO camino de la zona que no está rodeado de Eucaliptos. Nadie parece darse cuenta, pero los eucaliptos son la ruina de Asturias: la ruina paisajística a corto plazo (¿alguien vio una foto con eucaliptos en algún libro o folleto turístico de Asturias? pues no. ya ocupan la mayor parte del terreno costero, pero los escondemos, decimos "Asturias que guapina yes" y hacemos como que no los vemos) y la ruina mediambiental a medio plazo (aunque dio y aún da dinero, a mi abuelo entre otros, a medio plazo acabará con los pastos, los bosques, las fuentes y los río). En fin, me embalo cuando empiezo a hablar de los eucaliptos.... les tengo declarada la guerra!

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo, Juan. Afortunadamente aún nos quedan hermosos bosques autóctonos hacia el interior. Yo los he contemplado por los concejos de Quirós, Lena, Teverga. Que Dios nos los conserve y que la Junta haga todo lo posible por defenderlos.

    ResponderEliminar
  5. En el corazón tenía
    la espina de una pasión,
    logré arrancármela un día,
    ya no siento el corazón...

    ResponderEliminar
  6. En el corazón tenía
    la espina de una pasión,
    logré arrancármela un día,
    ya no siento el corazón...

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar