lunes, 6 de julio de 2009

Las órdenes militares


Pues qué te voy a contar. Un tema que me cautiva y me intriga es éste de las órdenes militares. Leyendo el excelente libro de Félix Pérez Algar sobre Alfonso X el Sabio y otras páginas de los libros de Historia sobre la época de Alfonso VIII y Fernando III sale con frecuencia la orden de Calatrava. Aquellos monjes-soldado constituían algo así como el cuerpo de élite en el ejército cristiano; no retrocedían jamás, empeñaban su vida en el combate, eran respetados y temidos y, sin embargo, eran monjes, que cuando no estaban en el campo de batalla se dedicaban a rezar y guardaban sus votos como cualquier piadoso monje. Luchaban y entregaban sus vidas por el ideal de la extensión de la fe cristiana con las armas en las manos. Defendían la frontera de una forma permanente desde sus castillos y abrían nuevas vías de penetración en el campo enemigo. Realmente fueron una pieza clave en la Reconquista a partir del siglo XII y un ideal de caballeros durante mucho tiempo. Todavía podemos admirar los restos de sus castillos y fortalezas. Seguramente, sin embargo, hoy día serían poco comprendidos aun dentro de la Iglesia. Pero ahí están. Para mí admirables. Además fueron héroes - sin duda - anónimos. Apenas sabemos nada de ellos en particular fuera de los nombres de sus Maestres Generales y de sus gestas en las batallas. Ellos formaron un cuerpo, un cuerpo compacto de personas entregadas a una tarea común en el más absoluto anonimato. ¡Qué tiempos aquellos! Realmente es una época alucinante aquella de los siglos XII y XIII en toda Europa. Creo que se puede decir que en esa época nació la era moderna, con las ciudades, el comercio, el esplendor de las artes, la filosofía y la teología, las ciencias,... Fue la época de las catedrales góticas por si alguno todavía tiene alguna duda. En fin, la llamada "oscura Edad Media". Creo que algunos hablan sin saber muy bien lo que dicen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario