domingo, 21 de junio de 2009

Sobre libros


Pues sí. Leer seguirá siendo una de las ocupaciones más dichosas de la humanidad. Enfrascarse en un libro durante horas o aprovechando unos pocos minutos para seguir avanzando en la lectura, casi en cualquier lugar, pero preferentemente en un lugar cómodo y silencioso,... Lo tengo que decir: para mí ha sido uno de los grandes placeres de la vida. A mí me gusta leer de todo, pero, claro está, las lecturas que mejor "corren", las que menos esfuerzo mental requieren, y muchas veces las más satisfactorias, son la literatura y la historia, así como los libros de viajes o las descripciones de razas y culturas. Hay libros editados hace cincuenta años que para mí siguen siendo preciosos; los he leído varias veces, pero todavía no me los sé, porque tienen 800 páginas. Uno de ellos es, por ejemplo, "Empezó en Babel", de Herbert Wendt. Otro podía ser "El Nilo Blanco", de Alan Moorehead. Por supuesto, están ahí también las grandes biografías de Stefan Zweig: "Maria Antonieta", "María Estuardo", "Balzac",... y otros clásicos bien conocidos, como "Dioses, tumbas y sabios", de C.W. Ceram. Entre los más recientes, me lo he pasado muy bien con "Los pilares de la Tierra", con "La judía de Toledo", grandes novelas, sin duda, pero que para mí no llegan a la altura de los buenos libros de divulgación o de los escritores clásicos. Además, creo que habría mucho que discutir sobre ellas, porque se trata de "novelas históricas", un género muy actual, pero también muy problemático, porque se habla en forma de ficción sobre personajes que existieron realmente, algo que no sé si se puede hacer. En la ficción puedes decir lo que te dé la gana, pero al hablar de cosas y personajes que existieron realmente y cuya historia es conocida, pues se crea una ambigüedad un tanto desconcertante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario