viernes, 12 de junio de 2009

Ancha Castilla

Pues sí. Esta es Castilla, tierra de gran belleza. Por sus lejanías e infinitudes, por sus colores y por la suavidad de sus contornos ondulados. Sobre todo por su luz, especialmente sus atardeceres. También por su cielo. Amo esta tierra. Siempre que la atravieso, camino de Madrid, Valladolid u otros destinos, me enamoro de ella. Soledad sonora, diría el poeta. Bueno, pues estos son nuestros tesoros.Pero la gente no parece detenerse demasiado en estas contemplaciones. El que viaja, no viaja. Simplemente se traslada. De una ciudad a otra. De un hotel a otro. Y por el camino, o está atento a la carretera, o duerme o lee. Casi nadie mira por la ventanilla. Es una pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario