domingo, 1 de abril de 2007

Las posibilidades de Internet

Pues sí. Todos los días me admiro más de las realidades y de las posibilidades de Internet. ¿Hay algún límite?. Ayer mismo accedía a las obras completas de un gran escritor de nuestra cultura. Quería saber en qué lugar de sus numerosos escritos había dicho una frase famosa. Afortunadamene esas obras completas estaban dotadas de un efectivo buscador. Inmediatamente, nada más escribir la frase saltó el lugar exacto donde había sido escrita esa frase. Realmente me quedé viendo visiones. Ayer noche ví en la televisión una película que me gustó mucho. No podía saber el título porque nuestro periódico local traía la información equivocada, cosa que hace con cierta frecuencia. Luego me enteré de que se trataba de "New York, New York". Vine a Internet para saber más detalles. Ahí estaba la ficha completa, hasta con un trailer. Ayer mismo podía charlar con amigos (y amigas) tranquilamente por un chat. Bueno, no tan tranquilamente, porque no sé qué pasa ahora con los chats que se cuelgan a cada paso. A lo mejor es mi maquinita que debe estar ya a punto de romperse. Y para colmo hasta puedo expresar mis ideas públicamente desde esta especie de tribuna que es el blog. Nunca, la verdad, había podido hacerlo, sobre todo con tanta amplitud. Hablar al "mundo mundial". Me ilusiona hasta cierto punto, porque me sospecho también que nadie me va a leer. Pero, bueno, ahí queda eso. Por lo menos hago ejercicio literario y pienso en voz alta sin que me tengan por loco, como cuando vas hablando contigo mismo por la calle. La verdad es que no sé todavía muy bien cómo funciona esto de los blogs, incluso de qué se trata. Por eso me estoy ensayando. Si en algún rincón del universo alguien me escucha que me lo haga saber. Me haría mucha ilusión. Como la primera vez que yo mismo instalé aquel radio-packet de hace algunos años y de repente, misteriosamente, a las doce ya de la noche, apareció en la pantalla "Buenas noches". En aquellos tiempos eso parecía verdaderamente "cosa de brujería" como decía una viejita de por aquí. Bueno, pues sigamos con estas brujerías que resulta por lo menos divertido. Aunque la técnica, que tanto nos gustaría conocer, quede definitivamente ya fuera de nuestros alcances. Hasta otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario